31 de enero de 2010

La pulserita mágica (actualizado)

Las grandes crisis son un buen caldo de cultivo para las supersticiones y la brujería. 

Hace unos meses me regalaron una pulsera con poderes mágicos. La empresa que la distribuye dice que son poderes científicos, por supuesto, para que el consumidor potencial no se sienta demasiado imbécil. El producto se llama EFX Energetic, cuesta 45 pavos y viene con un folleto. Copio y pego el primer párrafo: 
EFX es un holograma relleno de frecuencias que reaccionan positivamente con el campo electro magnético de tu cuerpo amplificando la comunicación entre las células. Cuando éstas se comunican mejor, el cuerpo trabaja mejor. 
Ahí es nada. 

Este producto es norteamericano y se comercializa libremente en España a pesar de ser un fraude evidente para cualquier persona con una mínima formación. Al parecer, la pulserita está de moda entre ciertos deportistas (particularmente surferos, muchos de los cuales están colaborando activamente en su difusión). 

No creo ser el único al que todo esto le recuerde a un producto español, aquellas célebres pulseras doradas o plateadas con dos esferas. Según el diario El Mundo (referencia), los distribuidores americanos de aquellas pulseras fueron condenados en 2006 a reembolsar el dinero a más de 100.000 compradores después de que un estudio encargado a la Clínica Mayo concluyera que no tenía ningún efecto sobre la salud y que la publicidad era, por tanto, engañosa.

La empresa fabricante, la mallorquina Bio-Ray, se desmarcó de la forma en que los distribuidores norteamericanos publicitaban la pulsera en Estados Unidos. De hecho, en su web puede leerse:
BIO-RAY, S.A. como creador y fabricante de brazaletes y anillos biomagnéticos, solidarizándose y en total apoyo al Real Decreto aprobado por el Gobierno Español en el mes de Agosto de 1996, sobre publicidad engañosa COMUNICA que sus productos no son curativos, en ningún caso, de enfermedades o dolencias orgánicas, ni son un medicamento; por lo que no sustituirán, en ninguna circunstancia, cualquier tratamiento médico, hospitalario o farmacológico que se esté administrando el usuario. 
Pero la EFX Energetic no es la única pulsera mágica que anda rondando estos días por nuestras tiendas. Existe otra, comercializada por una empresa llamada Power Balance. El representante de esta empresa en España es el actual novio de Mayte Zaldívar. Para la presentación del producto, montó una fiesta con la presencia de destacados intelectuales como Jose Manuel Parada, la propia Mayte Zaldívar y exmisses españas. Por supuesto, a ellos la pulsera les funciona. Exactamente igual que funciona Dios.

Con enormes dosis de fe e ignorancia.

25 de enero de 2010

10 noticias que leeremos en febrero

1. La Unión Europea pone en marcha la colonoscopia de seguridad en todos los aeropuertos. Se recomienda a los viajeros acudir al aeropuerto cuatro horas antes de su vuelo con el estómago vacío.

2. El Partido Popular propone que los inmigrantes tengan derecho a la sanidad pública, pero se opone a que puedan cagar en wáteres españoles.

3. El consistorio de Granada aprovecha la búsqueda del cuerpo de Lorca para poner un Metro.

4. El Papa declara que el cambio climático es un castigo de Dios por la masturbación. Dos días después, un huracán arrasa el Vaticano.

5. "Inspectores de la SGAE irrumpen con metralletas en un concierto Creative Commons y matan a 21 progres y a 6 personas normales." El País

6. La reforma sanitaria de Obama sale adelante con algunos recortes. Desde 2011, todos los norteamericanos tendrán derecho a una tirita por persona y año.

7. La central nuclear de Ascó explota y Zapatero declara que tenemos las mutaciones más fuertes y robustas de Europa.

8. La Organización Mundial de la Salud advierte de que el dolor de cabeza puede ser una peligrosa pandemia y niega contactos con Bayer.

9. Un coacher de inteligencia emocional asesina a batazos a su mujer por no admirar adecuadamente la belleza del ser humano.

10. ETA llama al entorno abertzale a fumar en locales cerrados como símbolo de resistencia antiespañola. Garzón cierra decenas de estancos por vinculación con banda armada.


18 de enero de 2010

Mordaza

"Podías ascender, pero tenías que pensar en ti y no en los demás. Tenías que demostrar que ibas a ser un hombre de empresa, lo que entonces se llamaba un hombre corti. Y eso suponía muchas veces estar dispuesto a acuchillar al que tenías al lado." Lo cuenta Francisco Andujar, empleado jubilado del más famoso grupo de distribución de España. Planos más tarde, Javier Cuartas, autor de "Biografía de El Corte Inglés" se queja de que el grupo se hizo con las 20.000 copias impresas de su ensayo, lo que impidió que se comercializara en librerías. Poco después, la voz en off del reportaje  se refiere a "la historia de El Corte Inglés" como un "tema tabú".

Todo esto se vio y se escuchó en el Telediario de TVE1 el domingo 10 de enero. Quizá pasara desapercibido para la mayoría, pero, a día de hoy, ese reportaje de 3 minutos es la más rotunda demostración del nuevo modelo de televisión pública. El Corte Inglés ya no es tabú en TVE porque el ente ya no depende de su publicidad. Un pequeño paso para la libertad de expresión, pero un gran paso para el Telediario. Nuestra televisión pública lleva más de medio siglo amordazada, primero por los políticos y luego por los grandes anunciantes. El 10 de enero la mordaza de aflojó un poco, y TVE susurró, por primera vez, con entera libertad.

Ya era hora.

15 de enero de 2010

En defensa del tabaco

Hay algo fanático y aterrador en la actitud de los guerrilleros antitabaco. Lo veo cada día en la mirada de chicos y chicas bien educados, bien instruidos por los medios de masas, por la revista de la parroquia o el panfleto comunista, por Science o AR. Chicos y chicas que miran mis manos con terror mientras lío un cigarrillo, emblema último del siglo XX. Son las manos del cáncer, leo en sus miradas, las manos de la pestilencia, del tumor, las garras de la metástasis y la ceniza.

Paul Auster carga contra este tipo de gente en Invisible, su última novela. Les llama "policías del tabaco" y los ventila en un par de párrafos con su talento habitual. En Estados Unidos, al parecer, son legión, y en España su número crece exponencialmente, como reflejo de la tendencia imperial.

Conozco a gente educada, personas en general tolerantes y respetuosas, que, sin embargo, pierden la compostura ante un fumador. La pierden en forma de mala mirada, de sutil aspaviento o, en el peor de los casos, de censura explícita. La razón para esta falta de educación siempre es la misma: que ellos no fuman.

No se trata de que el tabaco dé cáncer, no es un problema celular. Tampoco se trata de que te estés matando con una lentitud exasperante. Se trata de que el humo es molesto, de que huele mal y ese olor se impregna en la ropa, ya sabes, y luego todo a la lavadora. Se trata de que ese potencial cáncer se adhiere a sus trapitos de Zara y Pull & Bear. Se trata de que no hay quien quite esta peste del jersey. Se trata de que tu libertad, fumador, acaba donde empieza la suya. Y la suya empieza donde ellos dicen, aunque no esté escrito en ninguna ley, en ninguna norma.

Estoy a favor de la ley antitabaco. Me parece bien que se prohíba fumar en el interior de todos los locales, fundamentalmente por los niños. Lo que me asquea es que esa ley haya sido dogmáticamente asumida por ciertas personas que se han erigido en guardianes de la moralidad del pulmón blanco, fanáticos del aire limpio. Inmaculadas del humo y beatos del oxígeno puro.

El tabaco, por supuesto, es una industria. Es un poderosísimo lobby que, sin embargo, parece tener los días contados. Pero el tabaco mata sin declarar guerras, sin esclavizar países, sin regalar balas a niños. El tabaco mata sin querer matar. El tabaco es un invento obsoleto en esta era ultracapitalista liberal, un objeto estúpido que se carga a sus consumidores, un producto que atenta contra la más fundamental base del mercado: deja que el comprador siga comprando.

Pero el tabaco es tan grande, tan sublime precisamente porque mata. Porque da tos, porque da humo, porque vuelve los bares brumosos y a las personas justamente borrosas. Porque es Casablanca y cine negro, porque es literatura y tertulia, porque es romanticismo y travesura adolescente. El tabaco, batalla perdida, es ya nostalgia de cuando se fumaba.

Los fumadores somos los malos en el primer acto de la película del cáncer, como los gays lo fueron en el primer acto de la película del SIDA. Ni Elvis, ni Guerra Fría, ni ordenadores. El gran símbolo del siglo XX será el cigarro. El pitillo se convertirá en un icono a la altura del Che. Los críos lo llevarán en las camisetas, habrá chapas que lo recuerden y webs que lo homenajeen. Y cuando ya nadie fume, fumar será leyenda. Y los fumadores muertos, sus héroes caídos.

11 de enero de 2010

Malpensando: Y el mundo gira

En una entrevista concedida al diario l’Humanité, el presidente de la comisión sanitaria del Consejo de Europa, un tal Wolfgang Wodarg culpa al lobby farmacéutico de la histeria mundial provocada por la gripe A. Sus palabras exactas son: “un grupo de personas en la OMS están asociadas de manera muy estrecha a la industria farmacéutica”. ¿Se lo pueden creer? ¡Que lo despidan! ¡Que echen a ese idiota paranoico del Consejo europeo! ¿Cómo se atreve a dar alas a semejante rumor?
Sigue mi periplo por las páginas de Público (tres días seguidos, tres páginas distintas). Hoy toca en la sección de opinión. Y, como siempre, también la puedes leer aquí.

10 de enero de 2010

Malpensando: Es por su bien

Su pene y su vagina son un asunto de Estado. Sea pequeño o grande, elástica o dentada, desde ahora son una cuestión de Seguridad Nacional y como tales serán tratadas. Nuestro modo de vida se ve amenazado y la amenaza puede estar agazapada tras su bolsa escrotal o bajo su perineo. Al Qaeda nos quiere exterminar por culpa de nuestra disfunción moral, ya sabe, ésa que lo mismo da derechos a unos niños que pone a otros a coser balones.
Así empieza mi columna de hoy para Público. La he colgado en Malpensando, aunque en realidad debería estar en el blog de Berto (porque hoy estoy de okupa en su espacio, es decir, en la contraportada). Puedes leerla completa aquí.

9 de enero de 2010

Entrevista exclusiva con Su Majestad Juan Carlos I

JOSE: Majestad, gracias por recibirme.

SU MAJESTAD: Siempre es satisfactorio responder a las preguntas de un joven e inquieto periodista.

J: Dígame, Majestad, ¿cómo ve el actual escenario de crisis que atravesamos?

SM: ¿A qué se refiere?

J: A la crisis económica.

SM: ¡Ah, eso, sí, claro! Bueno, no es una situación fácil, eso en evidente. En la Casa Real hemos tenido que apretarnos el cinturón. La semana pasada despedimos a un jardinero, ahora sólo tenemos 11. Mucho arbusto para tan poco hombre. Esperemos que en 2010 la cosa mejore o tendremos que echar gravilla.

J: ¿Sabe que hay más de cuatro millones de españoles y españolas en el paro?

SM: Sí, lo he leído en el discurso de Navidad. El drama del paro es una cosa terrible. Mire mi hija, que se montó una consultaría.

J: Lo recuerdo. Se llamaba…

SM: Global Cinoscéfalos. El nombre se lo puse yo. Soy un genio del marketing, ¿eh? Quería algo conciso y recordable y le dije: ponle Global Cinoscéfalos, que se parece a Google. El caso es que la consultoría cerró el año pasado. Lo que quiero decirle es que conozco de cerca el drama del paro.

J: Y también el drama del divorcio.

SM: Sí, todo el tema de Elena ha sido duro. Cuando conoció a Marichalar, la avisé, le dije: "cariño, éste tiene pinta de ser un cocainómano y un mafioso, lo sé yo, que todos mis amigos son así". Pero ya sabe cómo son las crías. Les puede el corazón. Y Elena nunca ha destacado por su coeficiente intelectual, no sé si me entiende.

J: Toda España le entiende, Majestad. Hablemos, si le parece, de los recientes fenómenos de coartación de la libertad de expresión relacionados con la Casa Real. ¿No cree que ciertas personas de la fiscalía son demasiado celosas con ese tema?

SM: Yo estoy a favor de la libertad de expresión. Cuando lo del 11-S, el primer jefe de Estado en hacer un chiste fui yo, antes incluso de que se cayera la segunda torre. Por cierto que al embajador de Estados Unidos no le sentó nada bien. Pero hay que diferenciar entre el ejercicio de la libertad de expresión y la ofensa. Por ejemplo, si usted dice que yo estoy engordando últimamente, está usted ejerciendo su derecho constitucional a la libre opinión. Pero si dice usted que yo maté a mi hermano de un tiro y que me gustan más los coños que el jamón, eso ya es ofensivo.

J: Entiendo, ¿pero no cree que el excesivo control de esas manifestaciones ponen a parte del pueblo en su contra?

SM: Se refiere a los comunistas, obviamente. Lo que pasa es que los comunistas van a estar contra mí haga lo que haga. Ellos serían felices si yo fuera moderno, maricón y republicano, pero entenderá que Franco no me puso aquí para eso.

J: ¿Cree que Felipe está ya preparado para asumir la jefatura del Estado?

SM: La jefatura del Estado la podría asumir hasta un mono con síndrome de Down. De hecho, ya ha ocurrido en el pasado.

J: Una última pregunta, Majestad. ¿Cree que debería cambiarse la Constitución para que pueda reinar una mujer?

SM: Mira, hijo, la Constitución la apañamos entre cuatro para que la extrema derecha no nos jodiera el turismo. Creo que podrá cambiarse, sí, pero habrá que esperar a que todos los colaboracionistas de Franco mueran primero. Así que yo no lo veré.

J: Muchas gracias por su tiempo, Majestad.

SM: De nada. Por cierto, ¿esa morena de ahí es tu novia?

J: No, es una amiga.

SM: ¿Me la presentas? Espera, que cojo el casco.

4 de enero de 2010

ebooks gratis

Tengo un libro electrónico. En concreto, un Kindle de Amazon. El cacharro en cuestión funciona divinamente, es cómodo, es ligero y muy útil para quienes nos movemos entre ciudades. 

En estos momentos, en mi Kindle hay 10 libros en castellano. No he pagado por ninguno de ellos, aunque lo he intentado. Lo he intentado en la web de Amazon, en la de El Corte Inglés, en la de La Casa del Libro y en las de las propias editoriales. También lo he intentado a lo loco, a través de Google. Nada. No he podido pagar por ninguno de ellos porque las editoriales de España han sucumbido a una especie de terror, de negación absurda a lo evidente. Los ebooks, para ellos, no existen. Y punto. 

A raíz de esto, hace dos días escribí en Twitter: 



Albert Cuesta, colaborador de (entre otros) Avui y La Vanguardia me respondió:



Fue una divertida premonición porque, horas después, recibí este mensaje: 


cverdu es el nick de Christian Verdú y, según su perfil de Twitter, es el community manager (gestor de comunidades online) de Random House Mondadori. Me he tomado el mensaje como una declaración de guerra, porque me recuerda mucho a la mierda que sueltan por su boca los defensores del canon, los policías de la cultura, los lobbys de la música y el cine y sus camorristas a sueldo.

En su blog, Verdú cita un informe sobre edición digital y redes sociales realizado por el Grupo Dosdedoce de Comunicación. Verdú destaca, entre otros, este párrafo: 
El 68,6% de los profesionales del libro encuestados considera que tener presencia activa en redes sociales será la medida que tendrá mayor importancia en su estrategia de marketing online del próximo año. El 59,6% de las editoriales encuestadas utiliza las redes sociales (Facebook, Twitter, Tuenti, etc.) para la promoción de sus libros y autores. 
Verdú destaca el párrafo, imagino, porque justifica la existencia de su puesto. Lo que no dice el informe es que no basta con tener presencia en redes sociales, también es importante no poner al frente de las mismas a estúpidos que provoquen la reacción contraria a la buscada. Que no provoquen, por ejemplo, que un blog publique una entrada contra las editoriales. 

El comentario de Verdú hace presagiar lo que nos viene encima: "los internautas roban libros". Y parece que estas Navidades el tema está candente, porque el blog eConectados acaba de publicar un artículo titulado: Los editores españoles van a equivocarse con el ebook. En el artículo, el autor incluye el texto que acompaña a la felicitación navideña de la editorial Edhasa: 
Virgencita, Virgencita, / nuestra señora lectora, / líbranos de todo mal, / haznos llegar a la hora / con el libro digital. 
Pues ya llegáis tarde, colegas. 

En su Twitter, Verdú copia una frase de John Lennon. Desconozco con qué intención la habrá hecho suya, pero no estaría mal que se la apuntaran en la frente todos los editores de España: 
La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.
Si quieres descargarte libros, incluidos los de Mondadori, visita esta página.

Un abrazo a las editoriales españolas y a sus community managers. Buen trabajo.

Risas enlatadas: Televieja

Viendo los programa que las cadenas emitieron después de las campanadas, parece obvio cuál ha sido el propósito de año nuevo de nuestras teles: ahorrar. Aun a costa de matarnos a todos se sopor.
Así empieza mi sesudo análisis de la nochevieja televisiva, que puedes leer en las páginas de televisión de Público y también aquí.

3 de enero de 2010

Malpensando: Columna de bar

Me fascina la capacidad narcótica del siglo XXI, ese efluvio racionalista y tranquilizante que emana de la mayor parte de los medios de comunicación. La crispación es mala, de manera que, cuando personajes como Díaz Ferrán sueltan estupideces ofensivas, insultos descarados para cualquier persona con una mínima capacidad intelectual, los medios se encogen de hombros y suspiran. Pero en los bares, donde la opinión política nunca se escribe pero siempre se opina, las valoraciones no son tan templadas. 
La semana pasada andaba yo con un catarro de tres pares de cojones y una columna que entregar. Como era incapaz de decidirme por un tema (una columna sobre mocos no me parecía muy interesante), decidí preguntar en Twitter qué tema les preocupaba/interesaba. La respuesta mayoritaria fue: Díaz Ferrán. La columna está en la contraportada de Público y también aquí.

2 de enero de 2010

Malpensando: Pájaros del terror

Los Pájaros, la obra maestra de Hitchcock, acaba sin que nadie sepa qué demonios le ocurre a las aves en cuestión. Sólo sabemos que son peligrosas, que destruyen ciudades y comunidades, que atacan a los niños y, en definitiva, que representan el mal. Revisando ahora la película, me percato de la metáfora: esos malditos pájaros son unos descarados progres.
Así empieza mi anticlerical columna de hoy para Público, que puedes leer en la contraportada del diario y también aquí.