31 de octubre de 2010

Aleja esa mierda de los niños

¡Ñac! Si eres más o menos de mi edad, probablemente recuerdes esa onomatopeya. Era lo único que decían los pitufos negros, una versión enferma y agresiva de los adorables pitufos azules. 

Descubro hoy, gracias a este artículo, que los pitufos negros ya no son negros. Ahora son violetas (al menos, en la edición de Estados Unidos):


Y yo, tras un momento de desconcierto, no puedo sino aplaudir esta iniciativa. 

Nosotros, como ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI, no debemos aceptar que la piel negra sea asociada a una pequeña criatura malvada que va por ahí mordiendo el culo de la pobre gente azul. Es nuestra obligación como sociedad procurar valores correctos a las generaciones futuras. Esa clase de simbologías en un tebeo podría arruinar todo lo avanzado en la segunda mitad del siglo XX, echando por tierra el trabajo de Martin Luther King, Malcom X o Eddie Murphy. 

En este sentido, creo que al personaje de la Pitufina se le debería eliminar esa cabellera dorada y esa actitud sexualmente agresiva, ya que contribuye a potenciar todos los estereotipos de género que el feminismo y nuestra sociedad en general lleva décadas combatiendo. Resulta obvio que la Pitufina es en realidad la imagen que de una pitufina tiene un pitufo, pero en ningún caso representa a una auténtica pitufina joven e indepediente. (Creo, por cierto, que se debería cambiar el término Pitufina por Mujer Pitufo.) 

También quiero destacar que el papel de la Pitufina en las historietas se limita básicamente al coqueteo y la exhibición, mientras que los roles atribuidos a los pitufos varones son mucho más variados, como queda claro en la presencia del Pitufo Bromista, el Pitufo Esquiador o el Pitufo Acatarrado. ¿Acaso esos mismos roles no pueden ser conferidos a mujeres pitufo? 

Recomiendo, por tanto, que todos los álbumes sean retocados para sustituir pitufos varones por mujeres pitufo hasta conseguir una paridad pitufa. Dichas mujeres pitufo deberían representar roles modernos que muestren al lector y a la lectora que la igualdad de género es una realidad social bajo las setas. Así, abogo por crear una mujer pitufo abogado, una mujer pitufo ingeniero de caminos y una mujer pitufo Ministra de Sanidad. 

Creo, además, que Papá Pitufo debería ir acompañado de Mamá Pitufo, personaje que debería reflejar la sabiduría matriarcal del valle de las setas. 

También considero necesario reflejar en los tebeos la diversidad de preferencias sexuales de nuestra actual sociedad, por lo que creo recomendable crear los personajes Pitufo Gay, Pitufina Bollera y Pitutravelo. 

Cuando todo esto se cumpla, podré darle un tebeo de "Los Pitufos" a mi hija con la seguridad de que está a salvo de mensajes caducos, racistas y misóginos. Hasta entonces, prefiero que vea la tele.

30 de octubre de 2010

Manifiesto por una Universidad libre de pseudociencia y oscurantismo

Este manifiesto ha sido redactado J.M. Hernández para La Ciencia y sus Demonios. Este blog se suma a la iniciativa.


Ante la cada vez más abundante proliferación de conferencias, cursos, seminarios y todo tipo de actividades que diferentes corrientes pseudocientíficas están desarrollando dentro del marco de las universidades españolas y latinoamericanas, tendencia que cristaliza en la reciente creación de una Cátedra de Investigación sobre Homeopatía en la Universidad de Zaragoza, los abajo firmantes (científicos, profesores, alumnos y ciudadanos en general) nos vemos en la necesidad de manifestar lo siguiente:

La colaboración entre la Universidad y la Empresa, así como con otros organismos y agentes sociales es enriquecedora, productiva y debe ser considerada como una de las prioridades de la política universitaria. Los acuerdos y contratos para la transferencia de resultados de la investigación a la empresa privada pueden representar una importante fuente de financiación para las universidades públicas; los cuales, desarrollados convenientemente, permiten una mayor productividad científica y la optimización de las aplicaciones de tal actividad. Sin embargo, creemos que no es justificable que la Universidad busque vías de financiación a cualquier precio, y aún menos si con ello pervierte su filosofía y fines fundamentales.

La Universidad Pública, como cualquier otro organismo de la administración, debe estar al servicio del ciudadano, manteniendo un contacto permanente con la sociedad de la que forma parte, mediante una comunicación constante que permita la sintonía entre el mundo universitario y las necesidades sociales. Para cumplir estos objetivos, la Universidad debe ser un adalid en lo referente a innovación y a exploración de nuevos caminos para el conocimiento. La Universidad nunca debe ser una estatua, sino una animación en constante movimiento.

No es posible entender la función investigadora y el compromiso social de la Universidad sin la imbricación con su papel fundamental en la formación de ciudadanos libres, capaces de enfrentarse al mundo mediante una mentalidad crítica que les permita escapar de las cadenas de la irracionalidad, la superstición y la ignorancia. Esta función docente, completamente consustancial a la institución universitaria, va más allá de las aulas, al representar la Universidad un referente en cuanto a conocimiento y racionalidad para toda la sociedad.

En este sentido, la Universidad juega un papel muy importante ante el avance que en la sociedad contemporánea están teniendo determinadas corrientes anticientíficas y antirracionales, que pueden suponer un significativo retroceso hacia el oscurantismo y la superstición, algo que se encuentra en el polo opuesto de los objetivos universitarios. Nos preocupa, como universitarios y como ciudadanos, que bien entrado el siglo XXI cada vez prolifere un mayor número de terapias más próximas a la magia que a la medicina, en muchas ocasiones amparadas por instituciones y empresas médicas profesionales; nos preocupa que presidentes de gobierno consulten astrólogos; que pulseras mágicas declaradas oficialmente fraudulentas sean portadas por ministros de sanidad y constituyan el regalo más vendido de las últimas navidades; que cada vez haya más ciudadanos que crean firmemente que las vacunas son tóxicas y nefastas para la salud; que aumente el número de enfermos que abandonan el tratamiento médico para abrazar alternativas esotéricas; nos preocupa muy seriamente que gran parte de la población vuelva a confiar más en los curanderos que en la medicina científica.

Nos preocupa que la Universidad pueda convertirse en un mercadillo que de cabida a cualquier alternativa irracional al conocimiento científico. Sólo una mal entendida apertura de mentalidad puede justificar que se enseñe alquimia en las Facultades de Química, ufología en las de Física o el diluvio universal en las de Historia. Ofrecer el foro universitario a las pseudociencias, en igualdad de condiciones con el conocimiento racional, no se traduce en ningún enriquecimiento cultural, sino en una validación universitaria de la superstición y la charlatanería. Difícilmente podremos educar a nuestros hijos sobre la inexistencia de bases empíricas en la predicción astrológica si van a encontrar en el campus universitario cursos de postgrado en astrología.

Reza una de las máximas en ciencia que la razón no debe aceptar algo como cierto sólo porque lo afirme mucha gente o porque lo suscriban personajes importantes, y que siempre es necesario detenerse ante cualquier afirmación y dudar sobre si es o no cierta. Esto obliga a actuar mucho más despacio, a sopesar cuidadosamente las opciones, a avanzar con cautela ante cualquier tipo de propuesta. Y esta es una de las cosas que creemos firmemente que debe enseñarse en las universidades.

Por todo ello, nos preocupa que la Universidad de cabida a cursos sobre acupuntura, a conferencias sobre creacionismo, a seminarios sobre astrología y a cátedras sobre homeopatía. Nos preocupa especialmente si no se enfocan como un debate crítico y un análisis racional, sino con un presupuesto de funcionalidad y validación científica de los que no sólo carecen, sino que están en frontal oposición al espíritu crítico universitario.

En el caso concreto de la homeopatía, aunque de igual aplicación para el resto de pseudociencias, no se ha demostrado científicamente ni su fundamento teórico (que contradice nuestros conocimientos sobre química y medicina más elementales), ni su efectividad más allá de un placebo. Décadas atrás, se destinaron importantes estudios a buscar una posible base en los postulados homeopáticos, los cuales no han variado significativamente en doscientos años, base que jamás se encontró.

Nos resulta extremadamente paradójico que mientras gobiernos europeos retiran fondos y apoyos estatales a la práctica homeopática, en España se instauren cátedras dentro de las universidades públicas. El aval que esto supone, sitúa a la homeopatía, a la astrología o al espiritismo dentro de la categoría de disciplinas universitarias; máxime cuando no nos encontramos exclusivamente ante una actividad de investigación sobre un fenómeno dudoso, sino ante una institucionalización dirigida a la formación y divulgación de estos postulados.

Consideramos por último, que si bien está justificado profundizar y destinar fondos a cualquier aspecto que pueda ser investigado, la especial situación económica actual convierte la inversión de esfuerzo y medios en este tipo de disciplinas totalmente desacreditadas en un acto de puro despilfarro de recursos, que podrían emplearse en líneas de investigación y docencia muchísimo más prioritarias.

Las personas que desde distintos estamentos y colectivos de la sociedad suscribimos este manifiesto, deseamos llamar la atención sobre este importante aspecto al conjunto de la población y, especialmente, a las autoridades académicas y gubernativas, confiando en que la razón acabe imponiéndose sobre la superstición y el oscurantismo.

27 de octubre de 2010

Entrevista exclusiva a Arturo Pérez-Reverte

JOSE: Señor Pérez Reverte, muchas gracias por recibirme. 

PÉREZ-REVERTE: Te crees muy listo por tener un blog, ¿eh? 

J: ¿Cómo dice? 

PR: ¿Qué puta parte de la frase no has entendido, retrasado? 

J: Eh… 

PR: Oh, por el amor de Dios, dispara de una vez, que tengo que entregar un brillante análisis de nuestra sociedad al Grupo Vocento antes de las ocho. 

J: Sí, claro. Eh… Me… Me gustaría que matizase las declaraciones que hizo en Twitter acerca del ex-ministro Moratinos. Dijo que se marchó como un "perfecto mierda". 

PR: Sí, lo dije. Y te lo matizo, mira: Moratinos es un puto maricón. ¿Te vale así o te lo matizo más? 

J: Pues… 

PR: España es un país de mierda, no hace falta ser español para saber eso. Pregunta en Francia o en Alemania, te dirán lo mismo. Yo sólo intento, desde mi humilde trono de intelectual y líder de opinión, despertar la conciencia de esta sociedad adormilada por la basura mediática y la corrección política. 

J: Ya, pero fue un poco faltón. 

PR: No. Faltón hubiese sido decir: Moratinos me va a comer la polla hasta los huevos. Este país está anestesiado por la corrección política. Hay que despertarlo, a bofetadas si hace falta. No quiero criticar a Zapatero, pero ese sujeto es un perfecto surbnormal y nos ha llevado a esta situación de desplome intelectual. 

J: Entiendo. 

PR: Mira, España es una cavidad anal anormalmente dilatada por la que se nos cuela toda la mierda en dirección al esfínter, metáfora de La Moncloa. Este país ha revertido el normal proceso de defecación, de tal manera que la mierda, en vez de ser expulsada del sistema, penetra hasta sus entrañas y acaba dirigiéndolo. 

J: ¿Y qué plantea usted para solucionar los problemas de España? 

PR: Yo soy un intelectual, mi deber es analizar los males. No es fácil estar aquí arriba, bastante tengo con soportar este país como para tener que arreglarlo. Pero como sé que millones de personas esperan ansiosas mis ideas, te diré que las próximas elecciones deberían dilucidarse a hostias. Rajoy contra Zapatero, dos imbéciles en el barro. Que gobierne quien quede en pie. 

J: Pero… 

PR: Mira, escúchame, puto retrasado, porque sólo te lo voy a decir una vez. Un hombre que no ha vivido una guerra no es un hombre. Un hombre que no ha tenido que alimentarse de su propio escroto para no desfallecer no sabe lo que es la vida. La guerra es el infierno. La bala que te mata no la oyes. El horror. Florete. 

J: Con todos los respetos, señor Reverte, está diciendo cosas inconexas. 

PR: ¡Que te jodan a ti y a tu puto blog de subnormales! ¡No tienes ni idea de lo que es ver a tu mejor amigo con los intestinos desparramados por el suelo! ¡Nunca sabrás lo que se siente al ver morir a una mujer con la que has mantenido encuentros sexuales periódicos en zonas de conflicto o puntos calientes! ¿Ves mis ojos? ¿Ves ese poso obscuro que subyace en mi iris y que me hace tan interesante a pesar de mi edad madura? Eso sólo te lo da la guerra, hijo. No intentes darme lecciones o te arrancaré la polla y te la meteré por el culo hasta que desees que tu padre se hubiese corrido fuera. 

J: Eh… Vale. 

PR: Y ahora acaba esta puta entrevista antes de que me cague encima. 

J: Bien. ¿En qué está trabajando ahora? 

PR: En una nueva parte de Alatriste. Necesito ampliar la piscina.

25 de octubre de 2010

Esta noche, en Ciudad K…


…inventaremos la regla nemotécnica definitiva, pondremos de manifiesto la misoginia de Beethoven, veremos que la poesía se lleva bien con el síndrome de Tourette y presenciaremos una sesión de sado intelectual. 

Ah, y un desafortunado incidente en el CERN convertirá a los físicos teóricos en gente cool. 

A las 21:30 en La 2 y aquí cuando quieras.

24 de octubre de 2010

Mentes brillantes: la religión

Este artículo contiene las principales reflexiones de los ponentes del debate titulado "¿Del Big Bang al paraíso?", que formó parte del I Congreso de Mentes Brillantes celebrado en Málaga bajo el título El Ser Creativo

El debate razón contra fe (o razón y fe, como prefieras) estaba compuestos por un representante del judaísmo, una representante del islamismo, un científico (sin confesión confesa) y una representante del laicismo. Ni rastro del catolicismo. ¿Y eso por qué? 

Joaquín Zulategui, director del evento, me dice que solicitó insistentemente a la Conferencia Episcopal Española la presencia de un representante de la Iglesia Católica, pero el silencio fue la única respuesta. 

Ingrid Mattson 

La canadiense Ingrid Mattson es la presidenta de la Sociedad Islámica Norteamericana. Apareció en el escenario con el cabello cubierto por un pañuelo y de eso habló principalmente; de pañuelos. Manifestó su preocupación por las polémicas que se están desarrollando (sobre todo) en Europa en torno el velo. "No me parece adecuado que gente que está fuera de las prácticas religiosas dé un sentido irracional a las prácticas que llevamos a cabo los religiosos". 

"La gente", afirma Mattson, "debe sentirse cómoda con la ropa que se pone" para aclarar, acto seguido, que ella tampoco se siente cómoda hablando con mujeres que lleven el rostro completamente tapado. 

Mattson no mencionó las caricaturas de Mahoma (nadie lo hizo), pero sí dijo lo siguiente: "En Islam la palabra de Dios es el texto recitado. Por lo tanto, la tradición estética del Islam es textual. El Islam escribe sus historias, pero no suele dibujar sus figuras." 

Mattson hizo varias comparaciones tan sutiles como cuestionables. Comparó, por ejemplo, el hecho de llevar pañuelo con el hecho de agrandarse los pechos quirúrgicamente. "En 2.008 más de 350.000 norteamericanas aumentaron sus pechos. Esto se debe a una falta de autoestima. Es un intento de mantener el interés de los hombres en sus vidas. ¿Deberíamos prohibir estos procedimientos quirúrgicos? Me parece que no." 

Sobre la dicotomía razón-fe, Mattson fue clara: "El Islam dice que el mundo natural está regido por las leyes de Dios." 

Corinne Maier 

La presencia del ensayista Corinne Maier, justo después de Mattson, no fue precisamente cómoda. No sólo porque Maier defienda sus radicales tesis laicas sin apoyarse en dato alguno (casi nunca, al menos), sino por sus formas. Maier, considerada por New York Times "la heroína de la contracultura" se expresa con remarcada violencia, hasta el punto de convertirla en su seña de identidad. 

Maier opina que la realización personal pasa necesariamente por el éxito profesional, ya que "hay que llegar muy alto en una organización para no tener que aguantar a idiotas que te digan lo que tienes que hacer". Y el desarrollo profesional, según ella, es incompatible con la maternidad. 

Afirmó, rotunda, que la sentencia "los niños dan sentido a nuestras vidas" es un cliché sostenido en la actualidad por el sistema capitalista. "El capitalismo quiere que tengamos niños porque los padres son grandes consumidores. Un niño es el bien más caro que podrán permitirse en toda su vida. Más caro aún que una casa o un coche deportivo." 

Maier es madre. Su afirmación "a veces me arrepiento de haber tenido hijos" (incluida en el libro No Kid. 40 buenas razones para no tener hijos) impulsó un intenso debate en los medios franceses. Ella sostiene que las madres, por el hecho de serlo, renuncian a su presente y acumulan frustraciones durante el resto de su vida. Casi todo lo que Maier dispara por su boca es, como mínimo, polémico no tanto por el mensaje en sí como por la forma de exponerla: "dar el pecho es una esclavitud, pero las mujeres aceptan convertirse en biberones rodantes". 

¿Y qué hace Maier en un debate sobre religión?, te preguntarás. Bien, no sólo es que todas sus ideas sean abiertamente laicas, es que parecen resultar enormemente ofensivas para buena parte de las personas religiosas (de hecho, fue el único debate crispado). 

Respecto a la dicotomía razón y fe, Maier negó la mayor: "No hay tal dicotomía. El capitalismo es otro tipo de fe, porque ofrece una visión total del mundo y del ser humano. No creo que ya no se seamos creyentes; simplemente creemos en otras cosas." 

Shmuley Boteach 

"Detesto la palabra tolerancia, porque tolerar es soportar algo apretando los dientes. Tenemos que aprender los unos de los otros. Tenemos que convivir." 

A mitad de camino entre un rabino y un showman (en realidad es ambas cosas), Shmuley Boteach habló durante 21 minutos sin mencionar ni una sola vez las palabras Dios ni religión. Boteach dibujó una divertida y tramposa radiografía de la sociedad norteamericana (y, por extensión, de la occidental) a través de la sexualidad. 

Sex is dead, afirmó. Y alargó una pausa antes de desarrollar su tesis con mucho aspaviento, en modo telepredicador: "La dependencia natural entre los sexos ha desaparecido. Las mujeres ya no necesitan a los hombres. ¿Cuántas de ustedes necesitan un hombre? ¿Cuántas de ustedes no podrían vivir sin hombres? ¡Vamos, levanten las manos!" Unas pocas manos se levantan. "¿Y cuántas de ustedes no podrían vivir sin un frigorífico?" Cientos de manos se levantan entre risas. "¡Ya lo ven! ¡Las mujeres han desarrollado una mayor dependencia del frigorífico que de los hombres!" 

Según los datos presentados por Boteach, "en occidente, las parejas practican sexo, de media, una vez por semana y dura 7 minutos cada vez. Y en ese tiempo se incluye el cigarro y el tiempo que él tarda en convencerla". Y añade un dato más: en occidente, uno de cada tres matrimonios no tiene sexo en absoluto. ¿Los motivos? Una mezcla de frustración, sobreexposición mediática del sexo, y la cultura del right now, de lo inmediato, la negación del obstáculo y la espera. 

Considera Boteach que el pensamiento laico que da forma a nuestra sociedad no entiende el erotismo. "La primera regla de la atracción romántica es lo prohibido. Esta mentalidad laica en nuestras relaciones provoca aburrimiento. ¡Ya no hay que esperar para nada! Pero la espera es obstáculo, y el obstáculo acrecienta el apetito." 

"En Estados Unidos la depresión femenina está en sus niveles más altos. 1 de cada 3 mujeres consume Prozac. (…) ¿Y por qué hay tantas mujeres deprimidas? Porque ser mujer es sentirse inadecuada permanentemente. Las piernas nunca son suficientemente largas, los pechos nunca son suficientemente grandes, los ojos nunca son lo suficientemente azules. Y una cosa es segura. Nunca una mujer es suficientemente joven ni suficientemente delgada." 

La panacea de Boteach pasa, por tanto, por un retorno social a los valores religiosos. La espera, la contención, la intimidad. "La sobreexposición", concluye, "conduce al desprecio." 

Mario Molina 

Afortunadamente, se sumó al debate Mario Molina, Premio Nobel de Química y asesor de Obama en cuestiones medioambientales. Molina es también asesor científico del Vaticano. Pero eso, aclaró, no implica que sea católico. 

Sus aportaciones al debate fueron representativas del mejor racionalismo ilustrado: educado, tolerante y firme. En una exposición muy breve, Molina desechó las principales falacias religiosas, como el creacionismo, por estar en contra de teorías aceptadas por la comunidad científica. 

Ante la pregunta directa "¿hay un Dios?", Molina afirmó que existen fenómenos que la ciencia probablemente nunca pueda explicar. "Podemos llamarlos Dios si queremos. Al fin y al cabo", concluyó, "es sólo una cuestión léxica".

22 de octubre de 2010

Mentes brillantes: el futuro

Se ha celebrado en Málaga el I Congreso de Mentes Brillantes, evento muy poco modesto (y no sólo por el nombre), bajo el título "El Ser Creativo". 

El cartel de ponentes estaba equilibrado entre (muchas) personas realmente interesantes, (pocas) personas realmente no interesantes y algún que otro obligado patrocinador. La idea fuerza del congreso era que los ponentes disponían de sólo 21 minutos para desarrollar sus tesis (porque 21 minutos, dicen, es el tiempo máximo que el cerebro de una persona puede concentrarse en algo antes de empezar a darle vueltas a su matrimonio). 

He sido invitado al evento por su director Joaquín Zulategui, aunque no he podido asistir a tantas ponencias como me hubiese gustado. A pesar de ello, me dio tiempo a recopilar un buen montón de reflexiones interesantes que publicaré en tres artículos temáticos: futuro, religión e innovación. 

Este artículo resume el bloque temático titulado "La vida dentro de 20 años", que fue presentado por el siempre espléndido Manuel Campo Vidal con esta reflexión: 

"Lo que más me llamó la atención de Palo Alto es que la universidad está a un lado de la calle y el parque tecnológico está justo enfrente. Frente a la Universidad de Standford está, por ejemplo, Hewlett-Packard. En nuestro país, la distancia entre empresa y universidad es de kilómetros. Al menos, de kilómetros mentales." 

Michio Kaku 

Uno de los ponentes que más aplausos (y risas) arrancó al respetable fue Michio Kaku, celebérrimo creador de una de las principales ramas de la teoría de cuerdas. Kaku definió así su trabajo: "Yo soñaba con crear una única teoría. Una ecuación de quizá una pulgada de largo que lo resumiera todo: el Big Bang, el ADN, las estrellas… incluso el amor. Einstein no lo consiguió. Hoy creemos que la tenemos. Y la estamos poniendo a prueba. (…) La mente de Dios es la música cósmica que resuena en un hiperespacio de 11 dimensiones." 

Kaku inició su ponencia diciendo que no le gusta hacer predicciones para dispararse, acto seguido, una predicción detrás de otra hasta un total de 21 minutos (nadie dijo que fuese el Congreso de Mentes Coherentes). Aunque ninguna fue particularmente inesperada, destaco las principales: 

En el futuro, Internet estará en todas partes. La tecnología de realidad aumentada estará integrada en gafas y lentillas. Las pantallas serán flexibles. El papel de la pared será "inteligente" y podrá cambiar de color con un clic. Los ordenadores costarán un céntimo, por lo que serán objetos de usar y tirar. Los coches se conducirán solos usando GPS (en este sentido parece que Google dará el campanazo en breve, dado que sus experimentos con driverless car están siendo todo un éxito y puede verse ya por las calles de California; hablaré de esto en el artículo sobre la innovación). Lucharemos contra el cáncer con nanopartículas. El water analizará el estado de nuestro organismo en cada deposición, pudiendo detectar células cancerígenas "hasta diez años antes de que se desarrolle un tumor". Podremos cultivar órganos humanos y los cirujanos no entrarán en contacto con nuestros cuerpos, sino que usarán realidad virtual y robots. 

No está mal para alguien que odia predecir, ¿eh? 

Aubrey de Grey 

Sabía que Kaku está un poco chiflado, así que no tenía muchas esperanzas puestas en su conferencia. Sí las tenía en la de Aubrey de Grey, excéntrico gerontólogo que va por la vida con el look de los guitarristas de ZZ Top. 

De Grey trabajaba en Cambridge hasta que decidió poner en marcha SENS Foundation, organización sin ánimo de lucro que desarrolla un ambicioso proyecto de medicina regenerativa. Una de las primeras frases de su ponencia expresa claramente la esencia de su trabajo: "el envejecimiento es un efecto colateral de estar vivo." 

"¿Qué es el envejecimiento?", se pregunta de Grey. "Una acumulación de diversos tipos de daño molecular. Esta acumulación a lo largo de la vida hace que surjan las patologías de la vejez." 

De Grey no se conforma con que vivamos más; pretende que vivamos mejor durante más tiempo. La comunidad científica está dividida respecto a su figura: los hay que le consideran un genio y quienes le consideran un loco. Quizá sea ambas cosas. 

También De Grey hizo unas cuantas predicciones. En un futuro no muy lejano, afirmó atusándose las barbas, las mujeres podrán tener hijos hasta los 50 o 60 años sin complicaciones. Y nadie padecerá cáncer, ni alzhéimer, ni diabetes. Obviamente, no puso fecha a ese futuro. 

Joaquín Ayuso 

Ayuso es uno de los papás de Tuenti (recientemente comprada por Telefónica, como sabrás). Vive en California, tiene un pelo ondulado la mar de sano y habla de sus amigos de Harvard como tú y yo hablamos del panadero. Actualmente es angel investor en el proyecto Glass, una nueva red social (nacida también en Harvard, por cierto). 

Ayuso abrió su ponencia con el eslogan "si conoces bien la Historia, conoces el futuro." Como buen eslogan es una falacia porque, de ser veraz, Facebook lo hubiese inventado un historiador. Lo que sí parece claro es que para intentar predecir el futuro es importante conocer el pasado. 

Ayuso habló de interfaces, explicó qué son y cómo funcionan, para añadir después que en el futuro prescindiremos de ellas. "Hablaremos directamente con la información, y la información interactuará directamente con nosotros." No es una idea concreta, cierto, pero, como diría un físico, no hay duda de que es elegante. 

El tema de su ponencia era el futuro de las redes sociales, y sus tesis, en mi opinión, son muy interesantes. "Antes nuestro perfil público [aquello que compartimos con los demás fuera de la más estricta intimidad] era nuestra cara, nuestro trabajo, nuestra edad, nuestro género… Ahora nuestro perfil público es todo eso más nuestras vacaciones, nuestros grupos de música favoritos, las películas que nos gustan…" 

Y, según Ayuso, nuestro perfil crecerá con el tiempo, engrosado con nuevos datos. Incorporará variables como nuestra presión arterial, nuestro historial médico o nuestras finanzas. Porque, en el futuro, toda la información que generamos en nuestro contacto con administraciones y entidades estará almacenado en el perfil de nuestra red social. Nosotros lo gestionaremos y podremos dar acceso a cada pequeña parte de esa información sólo a quien queramos. Así, podríamos dar acceso a todo nuestro historial clínico a un médico sin que éste tenga que tramitar nada con terceras personas. Según Ayuso, esta idea resolvería el problema de la sobreinformación, ya que la información estaría mejor organizada. 

Al oír esto, a varios oyentes les entró la tan de moda preocupación por la privacidad que se manifestó en varias preguntas. La respuesta de Ayuso fue: "va a haber un respeto de la privacidad, y existen modelos que están funcionando en Internet." No dijo cuál. 

(Sigue en: "Mentes brillantes: la religión")

21 de octubre de 2010

El apóstol de las pollas (fe de misoginias)

Hace unos meses iba en el metro de Bilbao con un colega de Madrid. Yo acababa de publicar mi enésimo artículo satírico sobre el mundo abertzale. En él comparaba las fotos de pesos etarras con pornografía y decía un montón de barbaridades separadas por comas y puntos. En el vagón había un grupo de chavales con camisetas de Independentzia para Euskal Herria y palestinos al cuello. Me miraron y comentaron algo entre sí. Mi amigo se empezó a poner nervioso. Al cabo de unos minutos, uno de los chicos se acercó a mí y me pregunto: 

¿Eres el de Mi Mesa Cojea? 

Yo le dije que sí. Y él me respondió: 

"Tío, me encanta tu blog". 

Bien, esta hermosa parábola pretende ilustrar lo que raramente ocurre. Ahora veamos lo que normalmente ocurre. 

Dos mujeres me han escrito en las últimas 24 horas reprochándome ciertas expresiones del artículo anterior. Las dos son periodistas, una es educada y la otra no. La educada me acusa de usar lenguaje machista; la maleducada me llama misógino. Las dos son lectoras habituales, pero nunca antes habían expresado por escrito desacuerdos con artículo alguno de Mi Mesa Cojea. 

La educada considera que me he equivocado subconscientemente. Cree que en el artículo anterior yo no pretendía ser machista, pero se me han colado un par de expresiones desafortunadas. Algo así como un "machismo no pretendido" que, según me dice, es muy habitual en nuestro siglo. 

Este blog, los lectores fieles lo saben, usa de forma habitual el machismo, el racismo, la xenofobia, los prejuicios raciales, religiosos y demográficos. Incluso he defendido el tabaco. Una vez comparé al PNV con los nazis. Hay personas que me han dejado de hablar porque dije que los portadores de pulseras PowerBalance son imbéciles. Abogo frecuentemente por matar a los parados y a los jubilados. He escrito una guía sobre cómo un progre puede tirarse a una pija de derechas en sólo cuatro pasos. Trato con prepotente desprecio a todos aquellos que carecen de estudios universitarios, a los que van a gimnasios y, por supuesto, a todos los religiosos, particularmente a los católicos y a los musulmanes (por distintos motivos). Digo palabrotas, atribuyo síndrome de Down a José Blanco (que, en realidad, no tiene) y hago frecuentes llamamientos para que periodistas y abogados se busquen trabajos honrados. 

Todos esos comentarios por mí firmados pueden encontrarse en los archivos de este blog. Pero dos mujeres me escriben ofendidas sólo porque he escrito, respecto a la Ministra Pajín, "lo tiene todo la condenada: vagina y pocas luces" y por usar la inadecuada expresión "varones y hembras". 

Como soy un caballero, quiero pedir perdón a todas aquellas mujeres que se hayan sentido ofendidas y deseo aclarar el sentido de los comentarios para una correcta comprensión lectora. (Los profesores pueden usar la siguiente explicación en sus clases con mi explícito permiso.) 

Empecemos con "lo tiene todo la condenada: vagina y pocas luces". Esto pretende ser una crítica al Presidente Zapatero, dado que, como el lector y/o lectora podrá comprobar, la primera mitad del mismo párrafo contiene la tesis de que Zapatero gusta de rodearse de personas con poco o ningún brillo intelectual. La mención vaginal hace referencia al quizás poco conocido hecho de que Zapatero introdujo en concepto de paridad en el Gobierno de España, de tal manera que ninguno de los dos géneros puede tener una representación inferior al 40%, hecho que fuerza al Presidente a considerar la variable de género en cualquier tipo de reestructuración de personal. 

Respecto a "varones y hembras". Es, en efecto, una expresión degradante para el género femenino con la que se pretende criticar (a través del llamado gap cognitivo, es decir, por medio del uso, y no de la crítica directa) el pensamiento machista. Pero lo cierto es que la expresión resulta degradante sólo por las connotaciones que extraemos en torno a los dos conceptos y no por la razón que esgrime el feminismo contemporáneo. El feminismo defiende que la expresión "hembra" se refiere a animales y no a personas, cosa que no es correcta tal y como puede advertirse consultando el diccionario de la RAE, que, en su segunda acepción, acepta "hembra" como sinónimo de "mujer". 

Sin otro particular y esperando haber aclarado sus dudas se despide
Jose A. Pérez

20 de octubre de 2010

Temas personales

A mediados del siglo XX, un ingeniero español llamado Manuel Jalón le puso un palo a un trapo permeable y, por metonimia nacionalista, España inventó la actual fregona. Muchos pisos de nueva construcción después, Zapatero nombra a Leire Pajín ministra de Sanidad. En ambos caos, la motivación es la misma: no agacharse.

Zapatero, por lo visto, prefiere que los Ministerios estén en manos de personas dóciles y más bien estúpidas, nadie que destaque sobre sus propias limitaciones intelectuales. Nadie con carisma. Nadie brillante, pase lo que pase. Sólo ha hecho un par de excepciones, como en el caso de la ministra Garmendia y el ministro Gabilondo, aunque luego apenas les ha dado capacidad de acción. Desde ese punto de vista, Pajín, la socióloga criada en Benidorm con una vida dedicada al partido es, sin duda, la persona idónea para dirigir la Sanidad española. Y además es mujer. Lo tiene todo la condenada: vagina y pocas luces.

El problema es que hay un indicio palpable de la estupidez de Pajín. Lo lleva (o llevaba hasta esta mañana) en la muñeca. Y se llama Power Balance.


Que una ministra de Sanidad lleve una Power Balance es como si un ministro de ciencia y tecnología abogase por volver a la Olivetti. Pajín alegará, supongo, que lleva objetos milagros por una cuestión fashionista. Cuando Patxi López posó con el mismo objeto en la portada del XL Semanal, se inventó una emotiva historia sobre su madre. Y luego se quitó la pulsera.

La Ministra de Sanidad española lleva en la muñeca un objeto de goma que dice "sintonizar nuestro biocampo". Un producto denunciado por la asociación de consumidores Facua por considerarlo "pseudomilagroso" y vulnerar un Real Decreto de 1996 sobre publicidad de productos con supuesta finalidad sanitaria. Incluso el director general de la Organización de Consumidores y Usuarios denuncia que la Power Balance es un producto milagro que carece de efectos sobre la salud. Mientras, un par de ministerios más allá, en el de Ciencia e Innovación, el presupuesto se recorta por segundo año consecutivo para frustración de científicos, investigadores y, tengo la impresión, de la propia ministra Garmendia.

El usuario de Twitter @circuitry le decía al PSOE esta mañana:


La respuesta del Twitter oficial del PSOE llegaba casi de inmediato:


Y el PSOE (o, mejor dicho, su community manager) tiene razón. La estupidez es una cuestión personal que, hoy por hoy, nada tiene que ver con el ejercicio de la política.

En cada entrevista, Zapatero, sus varones y sus hembras afirman la necesidad de buscar un nuevo modelo económico para España. Algo que trascienda el ladrillo y nos ponga de nuevo en alguna vanguardia económica mundial, cualquiera, no seamos tiquismiquis. Quizá sea cuestión de ponerle un palo a otra cosa. Alguien debería pensar a qué. Pero para eso están las universidades, ¿no?


La maquetación de la foto de la ministra es de Luis Alfonso Gámez. Tienes más en magonia.es.

17 de octubre de 2010

Esta noche, en Ciudad K…


…pondremos de manifiesto lo mucho que a Jesucristo le gustaba el vino y la posibilidad de que tales preferencias etílicas influyeran en su discurso. También homenajearemos a John Williams, insultaremos a Pancho Villa, prostituiremos a Kierkegaard y veremos los dramáticos efectos que conlleva dejar la antimateria por ahí tirada.

Ah, y formularemos la Teoría Física Total.

A las 21:30 en La 2. O aquí cuando mejor te venga.

13 de octubre de 2010

El Gran Carnaval

En 1951, Billy Wilder rodó "El Gran Carnaval". Es una de las obras maestras menos conocidas de su filmografía, quizás porque no se trata de una comedia. La película está protagonizada por un periodista alcohólico y vividor, un farsante sin escrúpulos que trabaja en un periodicucho de Nuevo México. Cuando un minero se queda atrapado en una mina, el periodista aprovecha la ocasión para fabricar la noticia del año y, de rebote, la noticia de su vida. Medios de todo el país acuden a Nuevo México a cubrir el suceso… y empieza el Gran Carnaval. 

Me pregunto qué pensaría Wilder del remake que, en pleno siglo XXI, se ha montado de su película. Qué pensaría al enterarse de que Steve Jobs ha enviado un iPod a cada uno de los mineros chilenos atrapados en el yacimiento de San José. Qué pensaría al saber que el Real Madrid, igual que el Manchester United, les ha invitado a ver un partido en su estadio. En el Campamento Esperanza, dicen los allí presentes, se acumulan cajas con el logotipo bien visible, obsequios de las principales multinacionales del mundo. 

Mientras escribo esto, El País y El Mundo siguen, segundo a segundo, el rescate de los mineros. Ambos ofrecen la posibilidad de ver las operaciones en streaming, galería de fotos, dramatis personae, grafismos animados, y especiales recopilatorios de las chanzas y cotilleos que recorren el campamento. ¿Sabes que a uno le espera su mujer y su amante en el exterior? Qué fuerte, no me digas. 

La primera acepción de la palabra prensa que contempla el diccionario de la RAE es "máquina que sirve para comprimir". Los 33 mineros de San José son los nuevos Beatles con fecha al dorso, un producto perecedero, ya casi caducado, precipitándose al vacío por el acantilado de la información. Telerrealidad radical, el blockbuster de la temporada, personas ordinarias en una situación extraordinaria. Periodismo humano, vaya. 

A veces la realidad se parece a una película de Billy Wilder. No nos damos cuenta, supongo, porque la mayoría sólo recuerda las comedias.

11 de octubre de 2010

Esta noche, en Ciudad K…

Imagen ©RTVE

Hace tres semanas escribía que el montador de Ciudad K, al terminar el capítulo 4, aventuró que eso jamás se emitiría. Es el capítulo que se emite esta noche.

Porque esta noche, en Ciudad K, nos pondremos vérités, hablaremos de grunge, afirmaremos que España no es un democracia sino una dictadura capitalista en manos de veinte familias y dilataremos un sketch más allá de lo que cualquier persona normal toleraría sin cambiar de canal.

¿Y eso por qué?

Porque podemos.

A las 21:35, en La 2.

8 de octubre de 2010

Parábola del community manager

Un día el Gobernante de una lejana tierra salió a la calle y comprobó que los más jóvenes de entre sus súbditos le ignoraban. Sentían y demostraban una enorme desafección por el ejercicio de Gobierno y por su persona. Viendo esto, el Gobernante habló con su asesor de imagen en estos términos: "Mierda, Miguel, esta gente me toma por el pito de un sereno, ¿para qué coño te estamos pagando?" 

Tal fue la respuesta del asesor: "Son jóvenes, Majestad. Se comunican por canales que nosotros apenas sí intuimos." 

"¿Y qué podemos hacer?", inquirió el Gobernante. 

"Necesitamos un oráculo tecnológico", dijo solemne el asesor. "Necesitamos… -y aquí tuvo a bien hacer una pausa dramática que, sabía, eran muy del agrado del Gobernante- un community manager". 

"Entonces busca al mejor", asintió el Gobernante. 

Y el asesor obedeció; llamó a los más populares community managers de la región, habló largo y tendido con todos ellos y por fin se decantó por uno. Era un hombre de aspecto inteligente y ufano, que decía conocer las obscuras artes de las redes sociales y los blogs, la magia subyacente en la comunicación dos punto cero. El Gobernante se dirigió a él: 

"Oh, sabio oráculo de la comunicación digital, ¿qué debo hacer para que los jóvenes me respeten y admiren?" 

Y el community manager le respondió: "Debería, Majestad, crearse un perfil en Facebook, otro en Tuenti y otro en Twitter. También sería conveniente hacerse un blog." 

El Gobernante se enojó. "¡Pero, maldita sea, yo no tengo tiempo para esas labores, más propias de un infante desocupado que de un líder de masas! Trabajo seis horas al día, y juego al golf, y ceno una vez a la semana con mis amigos empresarios. Eso por no hablar de Mari Carmen, que no hay jornada en que no proteste por el escaso tiempo que dedico al núcleo familiar. Los pocos momentos de asueto gusto de masturbarme, ¿es que hasta eso me va a arrebatar este desagradecido oficio público?" 

"No tema", le dijo el community manager. "Yo me encargaré de todo. Me haré pasar por su Majestad en el proceloso universo de la información inmediata, respondiendo a los jóvenes insurgentes, domándolos perspicazmente con el fin de ganarme su estima y respeto." 

El Gobernante accedió a encauzar su Gobierno en la autopista de la información. Pasaron los días, los meses y los años. Y un día el Gobernante salió de nuevo a la calle, y de nuevo se topó con la desafección de los más jóvenes, que no sólo le ignoraban, sino que ahora le increpaban en estos términos: "¡me censuras en el blog!" y "¡sólo followeas a los de tu partido!" 

El Gobernante, enfadado, acudió a su community manager y le preguntó qué ocurría. Éste le respondió: 

"Eh… Bueno, verá, Majestad… Quizá deberíamos abrir también un canal en YouTube." 

Y el Gobernante, vibrando de ira, mandó decapitar al community manager, quien falleció por desprendimiento de cabeza. 

Los perfiles en las redes sociales del Gobernante nunca más fueron actualizados, lo que no impidió que, en las siguientes elecciones, renovara su mayoría absoluta. 

Lo último que se lee en su Twitter es: "Buenos días!" hace ahora tres años.

4 de octubre de 2010

10 titulares que leeremos en octubre

El País no regala nada un domingo y Prisa quiebra el lunes.

El Mundo filtra un informe psiquiátrico que demuestra que Zapatero sufre un trastorno de personalidad múltiple y que todas sus personalidades perderían las elecciones.

Público gana el Premio Nacional de Cómic.

Ante la escasa repercusión de su último video, ETA difunde otro, dirigido por Chris Cunningham y con banda sonora de Philip Glass. El Gobierno sigue rechazando el diálogo, pero ETA gana el Oscar al mejor cortometraje.

Benedicto XVI anuncia que los espermatozoides son seres vivos, por lo que masturbarse pasa a ser considerado genocidio.

Facebook sufre un nuevo fallo de seguridad y durante una hora las Galletas de la Fortuna aciertan masivamente.

Premio Príncipe de Asturias para el inventor de la Power Balance. Don Felipe de Borbón declara: "hoy los átomos de España están un poco más cohesionados que ayer".

Las fusiones de Telecinco con Cuatro y de Antena3 con La Sexta dejan en la calle a cientos de directivos de televisión, que se ven abocados a terminar la educación obligatoria.

La SGAE denuncia a los gestores de siete páginas de enlaces por estar causando un daño irreparable a los autores y editores, y luego se compra Castilla La Mancha.

Se descubre que el negro que sale detrás de Rajoy en todos los mítines es en realidad mulato, lo que provoca que Esperanza Aguirre inaugure dos hospitales en sendos descampados.

Esta noche, en Ciudad K…

Imagen ©RTVE

…descubriremos quién fue realmente Karl Marx, nos preguntaremos si estamos solos en el Universo, comprobaremos que Jesucristo pecó (y no pidió perdón), veremos cómo las prostitutas del Este revientan el mercado vendiendo su mente por cuatro euros, y daremos respuesta a la pregunta que más matrimonios ha roto: ¿cuál es la tarea fundamental de la filosofía, determinar el ser o determinar el ente?

Ah, y también contaremos la historia de España a través de una acrobacia vaginal.

A las 21:30 en La 2.