23 de febrero de 2011

Perdón

(Si estás ofendido por algo que he dicho, salta directamente a los párrafos en cursiva)

A raíz de los sucesivos follones que se están viviendo en Twitter (como el de Vigalondo y el de este tío) varias personas me han aconsejado que modere mi nivel de violencia verbal, ya que podría ser malinterpretado. Aunque no soy una personalidad pública (y, por tanto, los medios no pueden usarme como ariete contra sus enemigos), creo que es un consejo sensato.

Ocurre, claro, que no voy a moderar mi violencia verbal. He pensado que no sería muy coherente dejar de lado la ironía solo porque una panda de imbéciles no quiera entenderla. La televisión un día decidió adaptarse al "gusto medio" y mirad cómo estamos ahora. Así que he tenido una idea mucho mejor.

Ante la posibilidad de que en el futuro alguien me acuse de haber generado muchísimo dolor en un colectivo cualquiera, he decidido escribir ya la disculpa. Así ese día sólo tendré que poner un enlace a esta entrada. Dice así:


Ante las reacciones provocadas por mi comentario en la red social Twitter, quiero pedir perdón públicamente. Lo siento. Cometí un error y soy consciente de que, con mis palabras, he podido herir a muchas personas.

Quienes me conocen saben que muchos de mis amigos son negros, árabes, gays, lesbianas, transexuales, judíos, mujeres, enanos, discapacitados con muy diversas discapacidades, personas con enfermedades raras, cineastas españoles, enfermos mentales, víctimas de ETA, víctimas del GAL, víctimas de GRAPO y de Al Queda, víctimas de la violencia de género machista, personas con disfunción eréctil, personas con tumores, drogadictos, obesos mórbidos y, en general, personas pertenecientes a colectivos minoritarios. Incluso conozco a un tío con el sarcoma de Kaposi.

Yo siempre he luchado por sus derechos. Por eso lamento que mi desafortunado comentario en la red social Twitter haya dado una impresión equivocada sobre mi persona. Y lamento, sobre todo, los perjuicios que haya podido causar al colectivo afectado.

Una vez más, mis más sinceras disculpas.


Nota: esta disculpa es Creative Commons. Siéntete libre de usarla.

18 de febrero de 2011

Cómo producir una película española

1. Date de alta como productora en el Impuesto de Actividades Económicas.

2. Busca a un joven voluntarioso con un guión bajo el brazo.

3. Solicita subvenciones al Ministerio de Cultura y a tu Comunidad Autónoma.

4. Cuando te concedan las subvenciones, vende los derechos de emisión televisiva a TVE y a la televisión autonómica de tu comunidad.

5. Si todo te ha salido más o menos bien, tendrás alrededor de un millón de euros. Pero no podrás cobrarlo hasta que presentes justificantes del estreno, así que:

6. Pide un crédito al Instituto de Crédito Oficial (ICO) presentando los documentos en los que te conceden las subvenciones. Te lo darán sin problemas a cambio de una acreditación al principio de la película.

7. Rueda la película con 500.000 euros, pero justifica el doble (los proveedores no te pondrán problemas, están acostumbrados).

8. Cuando la película esté terminada, convence a algún cine de España de que te la exhiba durante un fin de semana. Compra aproximadamente el 80% de las entradas para ese fin de semana.

9. Presenta al Ministerio de Cultura y a tu Comunidad Autónoma el justificante del estreno y el número de entradas vendidas.

10. Cobra las subvenciones.

Enhorabuena, has ganado 500.000 euros.

16 de febrero de 2011

Euskadi se lanza al sexo

AGENCIAS - Bilbao 

La desvinculación de la izquierda abertzale con la violencia de ETA plantea un nuevo escenario sociopolítico vasco que quizá devenga en un florecimiento de las relaciones sexuales esporádicas. 

Según publica hoy el Centro de Investigaciones Sociológicas, ocho de cada diez varones vascos no han penetrado jamás a una mujer que no sea su pareja sin estar borrachos. 9 de cada 10 mujeres vascas, por su parte, no recuerdan haber tenido una experiencia sexual placentera en toda su vida dentro de la Comunidad Autónoma Vasca. 

El mismo estudio indica que el 87% de los votantes nacionalistas rechaza el sexo por considerarlo una costumbre española, mientras que los votantes constitucionalistas declaran carecer de tiempo para fornicar por estar ocupados desmantelando los prejuicios cognitivos durante tanto tiempo mantenidos por el PNV en el poder. 

Ante la pregunta: "¿le gusta follar?", el 82% de los vascos ha optado por la respuesta "no tanto como hablar de política o tomar algo", y sólo un 0'2% se ha decantado por la opción "joder, sí". 

Las milenarias tradiciones vascas reservan el acto sexual a momentos especiales de la vida tales como el día de la boda o el día en que te detectan el tumor. Según los datos del estudio, para que dos vascos forniquen deben haber mantenido una relación de amistad durante, al menos, quince años. Esta práctica, llamada popularmente "cortejo vasco", provoca que, para cuando dos vascos estén dispuestos a acariciarse de modo íntimo, ya lleven casados una década. 

Estos datos contrastan con el consumo de pornografía en internet en la Comunidad Autónoma Vasca, que se confirma como el más alto del mundo. Los vascos gustan de masturbarse en la intimidad, pero rechazan el sexo como parte consustancial de la vida. Ciertos antropólogos señalan que la masturbación ha sustituido a la oración en la muy católica comunidad vasca. 8 de cada 10 vascos y vascas consideran la masturbación un invento autóctono de más de 10.000 años de antigüedad. De hecho, Euskaltzaindia, la Real Academia de la Lengua Vasca sostiene que "masturbación" podría proceder del vocablo euskaldun "maskuilu" ("ampolla"). 

Y, sin embargo, algo está cambiando en Euskadi. Desde la explícita desvinculación de la izquierda abertzale de ETA, el sexo oral en baños de bares ha aumentado casi un 12.000%, según estudios del Euskobarómetro. Ante la pregunta: "¿ha felado en un bar en los últimos quince días?", dos de cada diez mil mujeres vascas admite haberlo hecho "un poco o bastante". Ante la pregunta "¿ha practicado un cunnilingus en un coche aparcado dentro del territorio vasco en los últimos quince días?", uno de cada doce mil varones vascos admite haberlo hecho (aunque aquí hay polémica, ya que los sectores nacionalistas consideran que un coche aparcado en Navarra también está dentro del territorio vasco). 

El nuevo escenario sociopolítico al que se asoma Euskadi, sin la lacra del terrorismo y con una izquierda abertzale de nuevo en las instituciones, quizá conlleve el amanecer de la sexualidad vasca. No será un proceso sencillo, ya que supone vencer tabúes muy arraigados en la mentalidad vasca, como que hombres y mujeres hablen entre sí. Pero esta sociedad ha demostrado en el pasado su capacidad para reinventarse. Sabrá hacerlo de nuevo. 

Tras cinco décadas de miedo y silencio, Euskadi, por fin, empieza a follar tímidamente.

5 de febrero de 2011

10 titulares que leeremos en febrero

1. ETA anuncia que, desde ahora, su única arma será la pluma. Una semana después, un concejal del PP aparece muerto con una pluma clavada en la nuca. 

2. Paulo Coelho arranca una flor y no perturba a las estrellas. Atormentado, ingiere una dosis masiva de flores de Bach y se convierte en la primera persona de la Historia en morir de placebo. 

3. La gala de los Goya se convierte en lo más descargado de seriesyonkis. 

4. La Unión Europea apoya firmemente las revueltas populares en el norte de África con la histórica declaración: "Nos parece normal, ni bien ni mal, pero vamos, que ya veremos, a ver si eso". 

5. El Observatorio de la Comisión Nacional Antidroga avisa de un preocupante aumento de ciclistas profesionales. 

6. María Dolores de Cospedal sufre un lapsus linguae y dice algo sensato y coherente. Génova se apresura a pedir perdón y asegura que no es la opinión del partido. 

7. Rubalcaba, en un gesto sin precedentes en su carrera, anuncia que aceptará una pregunta de un periodista al mes. Él elegirá al periodista y la pregunta. 

8. El Mundo, asediado por los problemas económicos, revoluciona el mundo del periodismo llevando los anuncios de prostitución a primera plana. 

9. Interpol desarticula la red de prostitución infantil más grande del mundo poniendo así fin a la Operación Vaticano. 

10. Julian Assange se cambia de peinado dos veces en un mismo día, violando así siete leyes europeas y siendo condenado a 30 años de prisión. 

2 de febrero de 2011

No pienses

La independencia no se lleva bien con los grupos de comunicación. Es una obviedad que los periodistas se empeñan en silenciar y los directores de periódicos en negar. 

Hace unos días, Nacho Vigalondo hizo una broma en Twitter sobre el holocausto. Dijo: "Ahora que tengo más de cincuenta mil followers y me he tomado cuatro vinos podré decir mi mensaje: ¡El holocausto fue un montaje!" Consecuencia: la derecha nacional ha usado el chiste para atacar a Prisa. No hubiese pasado nada si Nacho fuese solo un cómico o solo un director de cine. Lo que ocurre es que tiene su blog alojado en El País y que ha escrito, dirigido y protagonizado un anuncio para ese mismo medio. 

La independencia intelectual es inversamente proporcional al tamaño del grupo de comunicación que te contrata. Quien lo niegue, miente. Nadie te dice qué tienes que decir y qué debes callar, pero uno sabe perfectamente dónde está la línea roja. Y sabe cuándo la está cruzando (salvo que esté muy borracho como, al parecer, estaba Nacho cuando escribió ese chiste). 

Cuando uno escribe para un gran medio sabe que todo lo que escribe, aunque no sea para ese medio, es susceptible de ser vinculado a él. Yo tuve que aguantar titulares como "Un columnista de Público se alegra de la agresión a Berlusconi", también por un comentario en Twitter. Uno, por tanto, no sólo renuncia a la libertad de expresión cuando escribe para el medio que le paga, sino que la pierde en todo momento y lugar. 

A no ser, claro, que te dé igual ser despedido. 

Pero muy pocos quieren convertirse en el Jesucristo del periodismo español, el mártir de la opinión pública, violado y humillado por la comunidad bienpensante que dirige todos los medios de comunicación españoles. Escupido al underground, condenado a redactar crónicas desde Oriente Medio o a escribir crítica literaria en ABC.

Y esta imposición silenciosa igual sirve para los serios periodistas que para los serios humoristas. Basta comparar los más populares cómicos españoles con los ingleses y americanos para descubrir una España católica, apostólica y romana, mojigata y vulgar, aburrida y temerosa. 

La clase política y periodística de este país se ha creído su propio cinismo, su propia demagogia, y ha contagiado su virus del miedo a los profesionales del entretenimiento que, a su vez, lo han contagiado a la opinión pública. La sociedad española está adormecida, cerebralmente muerta, cómoda con sus prejuicios posfranquistas, arrodillada ante sus iconos jesuitas, cautelosa por la demente imprevisibilidad de los groupies de Mahoma. Amordazada de pies y manos por la hipoteca, la gasolina y el pediatra de pago. 

Y nos piden respeto. Respeto por los judíos, por los árabes, por los católicos, por las mujeres y los niños, por los mendigos y los paralíticos, por los sordos, los zurdos, los vegetarianos, los homeópatas y los concejales corruptos. Respeto por los periodistas y los cineastas, por los jueces, los policías, los gordos y las anoréxicas. No digas, no hables, no opines nada diferente a lo que lees y escuchas. 

No te burles. 

No cuestiones. 

No pienses. 

Por los siglos de los siglos. Amén.

Una reflexión sobre el catolicismo

Otra pieza de divulgación de Tim Minchin.

1 de febrero de 2011

¡Mamá, me suicido en la tele!


Este sábado se celebra un suicidio global. Homeopático, eso sí. En España lo está coordinando el abogado y presidente del Círculo Escéptico Fernando Frías

Se celebrarán seis suicidios: en Madrid, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Gijón y León (aquí tienes la lista completa). 

La idea del acto, que obviamente es un cachondeo, es poner de manifiesto que la homeopatía no funciona y, por tanto, denunciar su presencia en universidades y centros públicos de salud. 

En Escépticos vamos a hacer un capítulo sobre la homeopatía. Y me gustaría cerrar el programa con imágenes de los suicidios a modo de videoclip. Así que, si te vas a suicidar y te apetece grabarlo (con un móvil o una cámara doméstica), súbelo a YouTube en la mayor calidad posible y mándame el enlace. 

PD: Aprovecho la ocasión para pedir disculpas a las cien personas que me han escrito ofreciendo sus servicios como asesores online para el programa y aún no he respondido. Estoy un poquitín desbordado.