29 de septiembre de 2011

Correo Ciencia


Cuando hablo con divulgadores científicos, siempre acabamos mencionando la dicotomía divulgación-popularización. La divulgación, tal y como yo la entiendo, es la difusión de contenidos científicos para un público previamente interesado. La popularización, por su parte, es la difusión de contenidos para aquel lector o espectador que no busca la ciencia; lo que el neuorcientífico Xurxo Mariño llama "emboscadas científicas". 

Mañana viernes se presenta en sociedad una nueva emboscada. Se trata de Correo Ciencia, un suplemento de muy larga gestación coordinado por Luis Alfonso Gámez

Tengo el honor de colaborar con una pequeña columna sobre escepticismo y pensamiento crítico, así que he podido echarle un vistazo antes de su impresión. Y puedo decir que es una publicación excelente llena de espléndidas firmas, entre divulgadores y científicos bien conocidos por todos. 

Siempre es una buena noticia que los medios de comunicación tradicionales den visibilidad a la ciencia y al escepticismo. El estupendo equipo de Patricia Fernández de Lis en Público y el Tercer Milenio del Heraldo por fin tienen un serio competidor. Le deseo y auguro una larga vida a Correo Ciencia.

28 de septiembre de 2011

Hilos de mordaza

Hace unos días se quejaba el PP de que RTVE concede más tiempo a su corrupción que a la del PSOE. Esto les parece tan indignante que incluso dieron una rueda de prensa con gráficos llenos de colorines (por todos es sabido que la derecha es muy de Excel).

Consideran los responsables del PP que las corrupciones de ambos partidos deben medir lo mismo en un medio público, independientemente de la gravedad de la corrupción en sí. Es uno de los muchos hilos con los que el PP pretende trenzar la mordaza que acallará "su" RTVE. Y no es el más grueso.

Hace una semana a (casi) todos los periodistas de España se les atragantó el desayuno al descubrir que el PP proponía controlar la escaleta del Telediario con el beneplácito del PSOE y varios partidos minoritarios. ¿Quién ha dicho censura previa?, clamaron falsamente ofendidos ante el revuelo, ¡sólo queremos leer lo que va a decir la periodista antes de que lo diga!

El consejo de administración de RTVE se queja ahora de que su propio grupo de noticias da pábulo al fracasado golpe. Tan estúpidos son que ni se percatan de que lo que hacen TVE y RNE al informar de ello es una hermosa metáfora de la libertad de expresión. ¿Pero qué sabrán los políticos de metáforas?

Parecía que con el tema de la (por ahora) fracasada censura previa, la obsesión del PP contra la libertad de prensa y contra RTVE en particular se suavizaría durante unas semanas. Nada más lejos. Porque ayer Esteban Gonzalez Pons tuvo a bien animar Twitter soltando que el canal 24 horas manipula… subliminalmente. Que, en los monitores que hay tras la presentadora, Rubalcaba aparece más rato que Rajoy. Que se ha fijado un conocido, mire usted, y que esto no puede seguir así.

No hace falta ser particularmente avispado para comprender que eso es o bien una locura o bien una estupidez. Pero Pons no parece un loco ni un estúpido, así que supongo que su afirmación es fruto de la voracidad manipuladora de su partido, de su desesperado intento por convencernos de que la libertad de expresión es mala y la disidencia peor. Que la verdad es (será) solo una. La suya.

Por supuesto, podemos pensar que todas estas declaraciones y acciones coinciden en el tiempo por puro azar. Podemos pensar que no hay tras ellas ninguna estrategia. Podemos pensar que RTVE está llena de socialistas que manipulan los informativos directa y hasta subliminalmente.

O podemos, sencillamente, pensar.

27 de septiembre de 2011

Malpensando: El antiguggenheim

Mi columna del pasado domingo para Radio Euskadi, sobre el desalojo de Kukutza, la ertzaintza en modo Operación LIbertad Duradera y el piso de Aznar en Marina D'Or.

La tienes aquí.

26 de septiembre de 2011

Escépticos: ¿A ti te funciona?

Esta noche ‘Escépticos: ¿A ti te funciona?’

Esta noche se estrena Escépticos con el programa ¿A ti te funciona? sobre terapias alternativas.

Durante 40 minutos echaremos un ojo a la reflexología, la acupuntura, el reiki o las flores de Bach. Queremos comprobar qué hay de cierto en las pretendidas capacidades curativas de todas ellas.

Visitaremos unos cuantos centros de terapias alternativas, veremos cómo andaban los chakras de Elvis e iremos al encuentro de un puñado de científicos como el Príncipe de Asturias Pedro Miguel Echenique y el catedrático de fisiología Juan Ignacio Pérez.

El programa se podrá ver sobre las 21:50 en ETB 2 y, en streaming aquí y en este mismo blog (en la ventana de abajo). Se emitirá sin publicidad.

Desde el martes estará entero en EiTB a la carta, en este blog y en todos los blogs que quieran (porque se podrá embeber).

Si queréis hacer ruido en las redes, el hashtag es #escepticosETB. En Twitter somos @escepticosETB y en Facebook estamos aquí.


Espero que os guste. Y si no os gusta, le pegáis al calvo cuando le veáis por la calle.




25 de septiembre de 2011

Amazings 2011 o el triunfo de las cosas hechas con cariño


Precioso video realizado por Kurioso con el que se cerró el Amazings Bilbao 2011 y que resume, en cuatro minutos, un año del proyecto Amazings.

18 de septiembre de 2011

Malpensando: Periodismo de ficción

Hoy, en Malpensado, hablo de cómo El Mundo recorta la realidad para hacerla un poco más divertida y de cómo ésa no es precisamente una práctica exclusiva de El Mundo.

El audio de la columna, aquí.


Por cierto que a Pedro J. no le ha gustado…



12 de septiembre de 2011

Trailer de Escépticos

Aquí tenéis el trailer de (toda la temporada de) Escépticos.



Podéis compartirlo, enviarlo y comentarlo desde la web de eitb.


11 de septiembre de 2011

Malpensando: El fracaso ya no es lo que era

Malpensando, aquella columna que nació, creció y falleció en Público regresa en otro formato y en otro medio. Desde este domingo, se podrá escuchar en Radio Euskadi, dentro del programa Más que palabras.

Aquí tienes el audio de la columna emitida hoy, sobre los recortes en educación, el cinismo de la clase política y la necesidad de una aparición mariana.

10 de septiembre de 2011

Crisis financiera 2020

-Ocurrió a finales de la primera década del siglo XXI, me parece. Empezó en Estados Unidos y luego se extendió al resto del mundo. Algunos decían que había que reformular el capitalismo. Los Gobiernos tomaron nota de la sugerencia y se lanzaron a un recorte progresivo del Estado del Bienestar. Las ventas de libros de autoayuda se dispararon. De cuando en cuando, un programa de televisión se proponía explicar la crisis al televidente medio, y el televidente decía “ahora lo entiendo” cuando ni siquiera Paul Krugman lo entendía. Los países artificialmente inflados, como el nuestro, se convirtieron en inversiones basura, sólo válidos para la especulación. Obama ganó el Premio Nobel de la Paz y siguió mandando negros e hispanos a matar árabes. China siguió ensamblando iPhones y follando con condón para no reventar el mundo a base de chinos. Google inventó un coche que andaba solo y el coche tuvo un accidente. Steve Jobs aceleró tanto el ciclo de producto que le dio una obsolescencia programada. La economía se convirtió en el producto informativo más rentable, lo que forzó a los contertulios habituales a leer el Washington Post para no parecer más imbéciles que el de al lado. Los medios de comunicación tuvieron que admitir que ni regalando todos los DVDs del mundo la cosa salía a cuenta y los periodistas empezaron a actualizar Linkedin. La izquierda se volvió derecha y la derecha lo siguió siendo. Los sindicatos desaparecieron. El propio gobierno era una mercancía y su único cometido era arrodillarse ante el mercado. La confianza, eso que tienen los amigos y las parejas, se convirtió en un concepto económico fundamental.  La derecha empezó a tildar de extrema izquierda a todo aquel que protestaba o disentía del modelo neoconservador. La policía se vio obligada a cargar contra la muchedumbre indignada por el bien de los comerciantes de la zona. Reventaron burbujas y carreras y empresas y bancos y países enteros. Se recortó el presupuesto de educación, ciencia y sanidad. Millones de personas perdieron su trabajo en occidente, lo que supuso una rebaja en el dinero que el Primer Mundo destinaba al Tercer Mundo provocando una hambruna que mató a millones de personas.

-¿Y vosotros qué hicisteis?

-Fuimos a votar y ganó la derecha.

9 de septiembre de 2011

2 de septiembre de 2011

Las venas abiertas de Europa Latina

"Combata la pobreza, mate a un pobre", escribía hace cuatro décadas Eduardo Galeano en Las venas abiertas de América Latina. En este imprescindible ensayo, el escritor uruguayo culpa de buena parte de los males de Sudamérica al imperialismo colonizador de las (entonces) grandes potencias, primero España, luego Portugal y Gran Bretaña y, por fin, Estados Unidos.

Las cosas han cambiado mucho desde entonces. Nada queda ya de aquella España que financiase la rodilla hincada de un Colón extasiado ante "la tierra más hermosa que ojos humanos han visto". España es ahora colonia, y los españoles los nuevos indígenas.

La Constitución Española acaba de ser reformada, algo inaudito hace solo un par de meses, a petición de la metrópoli. Ajuste necesario, lo llama el gobierno colonial. Es la misma expresión que usa para los recortes en educación, sanidad y el resto de parcelas del Estado del bienestar que vienen produciéndose desde el inicio de la crisis financiera y que, muy probablemente, se intensifiquen tras las elecciones de noviembre.

El colonialismo, en nuestro siglo, se ha complicado y ramificado. Mientras una metrópoli descentralizada invade Libia y se reparte el petróleo, en la Europa Latina los atropellos de la colonización son más sutiles, menos dolorosos. La presión bursátil ha convertido a España en un producto financiero más, un juguete roto en manos del Imperio. La metrópoli ordena y la colonia obedece, sugiere cada frase de Zapatero, Rajoy y Rubalcaba. No hay más remedio, nos lo ha pedido Europa o el Banco Central o nuestro amigo Barack Obama. Hay que hacerlo por nuestro bien, claman los políticos desesperados entre viaje y viaje a Bruselas.

Y las venas abiertas de España sangran con cada dato económico, con cada parado, con cada nueva humillación y gesto de pleitesía. El viejo imperio, avergonzado y al borde de la ruina, hinca la rodilla como hiciera Colón en una playa de Cuba. Solo que ya no se asombra ante la belleza del nuevo mundo, sino ante el horror del mismo. Porque hoy, a diferencia de entonces, los verdugos son otros.