27 de julio de 2013

El gran carnaval gallego

Dicen las encuestas del CIS que los periodistas son los profesionales peor valorados. El mismo estudio revela que a los españoles no les haría ninguna gracia que sus hijos se dedicaran al periodismo. Pues bien, pueden estar tranquilos: casi ninguno lo hará.

El miércoles por la noche, mi timeline de Twitter se llenó de periodistas (casi todos en paro, alguno de vacaciones) quejándose de la pésima cobertura que los medios de comunicación estaban haciendo de la tragedia de Santiago. La crítica no era gratuita; en efecto, las televisiones, con la salvedad de TVG, reaccionaron tarde y con torpeza. TVE lo ha admitido y ha pedido disculpas por ello. "La emisión no estuvo a la altura", ha declarado el Consejo de Informativos. La falta de reflejos, sin embargo, no fue lo más bochornoso del espectáculo mediático generado en torno al accidente.

Con las víctimas aún atrapadas en los vagones, un redactor del Programa de Ana Rosa se lanzaba en Twitter a la caza de familiares y amigos de víctimas. "Soy periodista", repetía una y otra vez a quien dijese tener un conocido dentro del tren, "¿me puedes seguir para hablar por privado?"

Horas más tarde, los medios empezaban a circular imágenes de cadáveres y heridos aún sin identificar. Algunos, como La Voz de Galicia, los llevaron a portada. Chiqui Esteban, periodista del The Boston Globe, escribía:


Y entonces, cuando parecía que los medios españoles difícilmente podían ofrecer un espectáculo más lamentable, alguien comprendió que, como todo drama, también éste necesitaba un antagonista. Un enemigo. Un malo.

ABC decidió culpar al maquinista en primera plana. Bieito Rubido, director del diario, no recordó o no quiso recordar que, en 2009, ese mismo diario había acusado a un inocente del asesinato de una niña. Lo hizo en portada, con una fotografía en primer plano y el titular: "La mirada del asesino". El entonces director de ABC y contertulio habitual del mejor postor, Ángel Expósito, admitió luego en su videoblog que "los medios de comunicación y en concreto el nuestro (…) metimos la pata y nos equivocamos (…) y acabamos condenando a priori a un hombre que, según el juez, no tenía nada que ver con los hechos". Este video, por cierto, ya no aparece en ABC.es.

Pero un antagonista no es suficiente. Como todo guionista sabe, una buena historia necesita giros de trama, situaciones inesperadas que den un nuevo impulso a la narración y eviten que el espectador pierda interés en el relato. En este caso, y a falta de verdadera información, alguien decidió publicar una captura del muro de Facebook del maquinista que, en 2012, bromeaba con la velocidad del tren que conducía. Muchos medios, como El Mundo o Telecinco, se hicieron eco de ello. ABC, de nuevo, llegó más lejos que ningún otro titulando en portada: "El maquinista alardeaba de su gusto por la velocidad" bajo la fotografía de un hombre llorando.

El terrible accidente de Santiago promete convertirse en el culebrón del verano, el gran drama que los medios estirarán y tergiversarán para lacrimógeno disfrute de lectores y televidentes. Esos mismos lectores y televidentes que, según las encuestas, detestan a los periodistas. A saber por qué.

24 de julio de 2013

Rajoy, el Telediario y la realidad

Hace varios meses, el Presidente del Gobierno se quejaba de que la realidad se obstinaba en llevarle la contraria. Por eso no podía cumplir su programa electoral, por eso cada decisión que anunciaba era opuesta a lo prometido en campaña. Por la realidad. Por el Zeitgeist. Él, venía a decirnos Rajoy, hubiese sido un gran estadista en otro tiempo y lugar. Su grandeza está ahí; le ha fallado el contexto.

Lo malo de la realidad, en eso tiene razón el presidente, es que suele discurrir ajena a los deseos humanos. Dicen que el optimismo ayuda en la enfermedad, pero nadie se ha curado de un tumor por poner buena cara. Rajoy, a diferencia de Zapatero, no pretende alterar la realidad con su karma. Él no es un optimista antropológico; es tan solo un registrador de la propiedad en excedencia eterna. Rajoy sabe que la realidad es más gallega que él mismo, y que es preferible no enredarse con ella. Su plan: dejar que las cosas pasen. Que él mismo pase. Que llegue la primavera y la primavera se vaya, que los almendros florezcan y se sequen y florezcan de nuevo. El ciclo de la vida.

La sociedad española, sin embargo, no parece muy dispuesta a sentarse bajo los almendros en flor y, mucho menos, a tener que comérselos porque no les llega ni para un yogur en Mercadona. Con eso no contaba Rajoy. No esperaba que la paciencia del país estuviese ya tan agotada. No contaba con que tanta gente, en los bares y en los medios, pediría su cabeza tras apenas año y medio de mandato. No imaginó que un periodista rumano llegaría a sacarle los colores en su propio idioma. No vio venir a un Pedro J. dispuesto a lo que sea con tal de colocar Orbyt a medio país. No contaba, en definitiva, con la realidad. Por eso se esconde de ella, protegiéndose tras lo que sus asesores le ponen delante, un plasma, un escolta o un ministro.

En democracia, al menos en la nuestra, los gobiernos no pueden cambiar la realidad, pero sí pueden modularla. Hacerla un poco más amable, un poco menos gris. Para eso se creó en la Transición el actual modelo de radiotelevisiones públicas, para que la realidad encaje un poco mejor con los planes de gobierno. Para inclinar un poco la intención de voto, no mucho, lo justo para que el tinglado siga pareciendo una democracia europea moderna. Entre película y película, entre serie y serie, una última hora tranquilizadora. No se angustie, esa gran manifestación no lo fue tanto, el uso de la fuerza fue proporcional y ese ruido de fondo no son silbidos, sino el viento filtrándose entre las hojas del almendro. El ciclo de la vida.

Televisión Española ha recuperado a los autores intelectuales de la era Urdaci. El objetivo, así lo ha anunciado el ente público, es detener la intensa huída de espectadores, lograr que los servicios informativos de TVE, líderes en audiencia durante casi una década, recuperen la primera posición perdida desde la llegada de Rajoy a la Moncloa. Eso dicen. Y será verdad. Después de todo, ¿por qué íbamos a desconfiar de Julio Somoano, director de informativos de TVE y autor de la tesis "Estrategia de comunicación para el triunfo del Partido Popular en las próximas elecciones generales"? ¿Por qué fiarnos del Consejo de Informativos de TVE cuando dice que las personas recién nombradas para hacerse cargo de los Telediarios no son las adecuadas "para cumplir con el imperativo de unos informativos plurales, independientes y elaborados con criterios profesionales y no políticos"?

La realidad, en efecto, no puede ser alterada por un Gobierno. Pero sí puede ser modulada. Y silenciada. Rajoy ganó las elecciones con dos promesas: levantar la economía del país y mantener las conquistas sociales logradas desde la muerte de Franco. Casi nadie duda de que el Gobierno está haciendo lo posible para cumplir la primera promesa. La segunda ya tal.

15 de julio de 2013

Iñaki Perurena: "Ha habido positivos por nandralona en el levantamiento de piedra"

Foto: Humberto Bilbao

Hace un par de semanas entrevisté a Iñaki Perurena para Jot Down. Hablamos durante hora y media de su trayectoria, de deporte, de doping, de cultura y de política. Aquí tienes unos extractos:

"Ha habido positivos por nandrolona en el levantamiento de piedra. Ahí estaba implicado el doctor Peraíta, de Madrid. (…) En el deporte rural siempre se han hecho controles antidoping, pero eran controles muy parciales porque no tenían medios. Hasta que, en 1992, los controles se volvieron mucho más serios. En los últimos años se han derrumbado muchas cosas. Armstrong diciendo que no se puede ganar un Tour sin doparse… Todos pensamos que en el deporte de élite no se puede hacer nada sin doparse. Eso me duele."

"A mí me gustaría ir por el mundo con un solo título, sin ir en contra de nadie. A mí me gustaría ir por el mundo con un pasaporte vasco. (…) ETA ha sido una consecuencia de fenómenos anteriores. Y lo digo sin dejar de ver lo que ha hecho ETA, por supuesto. Cualquier persona que lo estudie se dará cuenta de que ETA es una consecuencia de situaciones anteriores: la Guerra Civil, las Guerras Carlistas… Vas tirando hacia atrás y ves que el conflicto siempre ha estado ahí. ETA ha cometido actos vandálicos, muerte y sangre. Pero antes ya hubo mucha muerte y mucha sangre. Esa vieja herida sigue ahí."

"Mira, yo solo destaco a dos políticos, porque hicieron algo que no hace nadie. Gerardo Iglesias, que se volvió a la mina, y Julio Anguita, que renunció a la paga de político porque le valía con la de maestro. Yo no sé cómo podría funcionar una sociedad sin políticos, pero creo que peor que ahora no sería. La gente está asqueada. Y no es para menos."

La entrevista completa, aquí.

10 de julio de 2013

Veinte minutos con Luis Bárcenas

Unos días antes de entrar en la cárcel, Luis Bárcenas concedió una entrevista Pedro J. Ramírez. Y otra a mí. Me citó en un Stradivarius, para asegurarse de que no teníamos a nadie con estudios a nuestro alrededor. Él llegó cinco minutos tarde, con gafas de sol y gabardina. Mientras fingía buscar unos leggins piratas que le hicieran juego con la corbata, Bárcenas me confesó que disponía de información que podría poner en jaque todo el sistema político occidental desde la Revolución Francesa. Le pregunté si eso también incluía al PP.

"Por supuesto", me dijo. "Lo tengo todo escrito a mano. Empecé a apuntar la contabilidad B en el PC, pero nunca he dominado las herramientas ofimáticas. Los primeros maletines que entraron en Génova fueron registrados en un Power Point, pero Aznar me dijo que no le gustaba que hubiese transiciones de estrella entre un soborno y otro". Le pregunté entonces si Aznar estaba informado de aquellas actividades ilegales.

"Aznar tiene una cuenta Premium en el PRISM de la CIA, así que lo sabe todo. Y quiero decir todo". Le pregunto cómo está tan seguro de ello. "Una vez me miró fijamente a los ojos y me dijo mi contraseña del Yahoo. Luego se tiró al suelo e hizo mil flexiones. Ese día supe que Jose Mari es uno de los hombres más poderosos de la Tierra."

Bárcenas exterioriza su nerviosismo agitando un leggin que toma de una percha. Para disimular ante las adolescentes que nos rodean, le comento que es bonito, aunque hay que tener caderas para que te quede bien. Bárcenas me mira con la intensidad de quien ha contemplado el abismo y me replica: "Sí, de lo contrario te hará bolsas en el culo".

La voz de Luis Bárcenas denota un cierto pánico. Sabe que es el hombre más vigilado por el Gobierno. Le pregunto si tiene miedo. "¿Miedo? Yo no diría tanto. Pero hay gente en el partido dispuesta a cualquier cosa con tal de que la verdad no salga a flote. Cualquier cosa. Mira lo que le hicieron a Jose Luis Moreno". Le pregunto qué tiene que ver Moreno en esto. Él sonríe enigmáticamente y me dice que pronto se sabrá.

Una dependienta escuálida, con aspecto de derrumbarse ante un soduku, pregunta a Bárcenas si le puede ayudar en algo. El extesorero ríe. Yo, con el fin de mantener nuestro disfraz, finjo ser el hijo de Bárcenas y le digo a la dependienta que quiero probarme el top rosa del maniquí. Ella me lo entrega y entro con el extesorero en el probador. Una vez a solas, le pregunto por qué no se decide a contar todo lo que sabe. "Si lo hiciera caería el Gobierno español, el francés, el alemán, el de Perú y el Real Madrid bajaría a Segunda. Y ya sabes que lo último que necesita España ahora mismo es un Real Madrid en Segunda."

¿Qué clase de terribles secretos esconde Bárcenas? ¿Por qué no se decide a contarlos y poner fin a esta sombra de duda que está poniendo en jaque el prestigio internacional de nuestro país? Sólo el futuro tiene esas respuestas, así que le pregunto cómo me queda el top.

"Pareces una fulana", me dice el extesorero, "pero sólo cuesta tres euros. Yo me lo llevaría".

Lenguaje siglo 21 (5)

Conferencia Episcopal Española
Think Tank del Partido Popular conformado por hombres adultos convencidos de que un conjunto de células de varios milímetros es un español más.

Guerra Civil
Conflicto bélico fratricida aun vigente en varias cadenas de televisión. Algunas de las víctimas de este conflicto permanecen enterradas en cunetas, pero los sucesivos gobiernos democráticos han preferido construir adosados sobre ellas para no reabrir viejas al tiempo que se dinamiza el mercado.

Burbuja inmobiliaria
Proceso por el cual un amplio conjunto de lectores de Marca se compró un Audi y un piso de 120 metros que actualmente pertenece a Banco Santander.

CEOE
La Confederación Española de Organizaciones Empresariales es una institución subvencionada y gestionada por millonarios cuya finalidad última es conseguir que los pobres no duerman o, en su defecto, que duerman menos.

Catalán
Ciudadano bien vestido que habla deliberadamente raro para que no se le entienda en Castilla.

Televisión pública
Método de promoción de un partido político, similar a la octavilla, pero pagado con dinero público y con bailes regionales.

Juan Carlos I
Regatista millonario que ejerce como jefe de Estado a petición de un dictador. Está casado con una diseñadora gráfica amateur griega y es padre de entre tres y dieciocho hijos.

15-M
Movimiento ciudadano formado por personas de izquierdas que insisten anormalmente en que no tienen por qué serlo.

Café para todos
Filosofía que buscaba reconocer la identidad cultural de vascos y catalanes hasta que algo se torció y acabó reconociendo la de los extremeños.


Todas las entregas del Diccionario 21aquí.

5 de julio de 2013

De Belén Esteban a Miguel Ángel Revilla

Hubo un tiempo en que éramos ricos. Por entonces, quizá lo recuerdes, nos preocupaban cosas como el terrorismo, las guerras que mataban en nuestro nombre, los desastres ecológicos o el precio de los pisos. Nadie prestaba atención a la sección de economía (en aquella época se llamaba páginas salmón), y Marca y Hola eran las biblias de los silencios incómodos.

En las peluquerías y en los bares de barrio se hablaba de Belén Esteban y del último incidente escatológico de Gran Hermano. Hasta que un día, en plena deriva de la opulencia, Lehman Brothers se fue al carajo y arruinó el mantra del crecimiento infinito. Zapatero, cano de golpe, prometió que aquello no iba con nosotros, pero la gent, que es muy suya cuando quiere, le llevó la contraria quedándose sin trabajo.

De la noche a la mañana, las conversaciones en bares y peluquerías se volvieron más oscuras. El personal ya no tenía muchas ganas de reír la última gracia idiota del cocainómano de moda que pretendían los programas de máxima audiencia. Telecinco, siempre a la vanguardia, comprendió que se avecinaba un cambio sociológico, lo que implicaba nuevas preferencias por parte del espectador. Alguien pensó: si la gente ya no habla de nuestros programas, hagamos programas sobre aquello de lo que habla la gente.

Telecinco abrió entonces las puertas de su prime-time a políticos de renombre que empezaron a dejarse ver en formatos que, hasta ese momento, habían sido estandarte de frivolidad en el mejor de los casos y estulticia en el peor. Pepe Blanco marcó un importante hito cuando, siendo ministro de Fomento, acudió a La Noria para explicar aquellos protorecortes de su Gobierno. No era el primer político que se plantaba en aquel plató, pero sí el primer ministro. Era 2010, y las excusas de Blanco fueron vistas por casi dos millones de espectadores.

El barómetro del CIS mostraba que las preocupaciones de los españoles estaban cambiando. El puesto que antes ocupaba ETA había sido tomado por los políticos. Telecinco fue pionero viendo en el descontento social una oportunidad de negocio. La indignación, en efecto, podía monetizarse. ¡Incluso Wyoming empezaba a pisar los talones de un neurótico Pablo Motos que ya no sabía qué más reventar! La fórmula desarrollada por los cráneos privilegiados de Mediaset resultó ser asombrosamente sencilla: toma el formato de un programa rosa y sencillamente cambia de personajes.

Este nuevo género a mitad de camino entre el Estado de la Nación y una fiesta en Pachá fue bautizado con un anglicismo en relativo desuso por estos lares: infotament. La Sexta, cadena joven necesitada de una identidad de marca, decidió entonces jugarse el todo por el todo. Mientras los abogados de Jaume Roures cerraban el último ejercicio fiscal de Zapatero y corrían con la pasta, La Sexta destinó el grueso de sus recursos a convertirse en la televisión indignada.

Además de contratar a malos periodistas y excepcionales cómicos, La Sexta extendió cheques a profesionales de la crónica rosa más lamentable, la de las persecuciones y las demandas, para que se reciclaran en el compromiso social. El resultado, así lo constatan los audímetros, es un éxito apabullante. Y extraño. Debates sobre los desahucios interrumpidos por cortes publicitarios de Bankia, Santander y BBVA cautivan cada semana a millones de espectadores. Miguel Ángel Revilla se ha convertido en la nueva Belén Esteban, el príncipe del pueblo que lo mismo clama contra la corrupción que te escabecha un lomo de bonito. Todo cambia para que nadie cambie.

En los bares y en las peluquerías ya no se habla de la casa de Gran Hermano, sino de la celda de Luis Bárcenas. Que una cosa sea mejor que otra dependerá de lo que digan las urnas, que son como los audímetros pero un poco menos democráticas.

1 de julio de 2013

Madrid 2020

(Artículo copiado de Wikipedia el 12 de diciembre de 2020). 

En agosto de 2020 se inauguraron la XXXII edición de los Juegos Olímpicos en la ciudad de Madrid, conocidos como los Juegos del Hambre.

Los deportistas se alojaron en la Villa Olímpica Eurovegas, célebre por ser el único complejo del mundo donde el 95% de los camareros y de las prostitutas tienen al menos un master y tres idiomas.

Entre los muchos incidentes que se vivieron en la Villa Olímpica destaca el coma etílico del equipo de waterpolo inglés al completo y una epidemia de ladillas. Por consejo de la OMS, todos los deportistas fueron obligados a rasurarse los genitales con el fin de evitar una pandemia.

Como abanderado de los olímpicos españoles desfiló Felipe Juan Froilán de Marichalar, considerado el mejor tirador juvenil de España, con un total de cinco muertos y veinticuatro heridos. Algunos partidos de izquierdas se opusieron a esta elección y, como protesta, realizaron sesiones de biodanza en el centro de las principales ciudades españolas y abrazaron un tota de cincuenta árboles.

Su majestad Juan Carlos I presidió el acto inaugural, siendo la primera vez que se mostraba en público tras su divorcio de Sofía de Grecia y su boda con una menor de edad bielorrusa procedente de la industria cárnica y modelo ocasional. Con el fin de evitar abucheos, los espectadores fueron subcontratados en Perú.

La gala de inauguración fue dirigida por Jose Luis Garci. Duró diecinueve días, y 1.024 espectadores fallecieron por el síndrome de la clase turista. Garci fue detenido por la Interpol, convirtiéndose en el primer cineasta condenado por crímenes de lesa humanidad.

El entonces alcalde de Madrid Paco Marhuenda decidió a última hora prohibir todas las pruebas ciclistas alegando que "las bicis son de perroflautas".

Durante el desarrollo de los Juegos fueron muchos los escándalos relacionados con doping. Una triatleta española fue sorprendida en su habitación con toda su sangre en tarros de Nutella y la sangre de un negro dentro de su cuerpo. La triatleta fue detenida y el médico que la atendía galardonado con el Premio Nobel de Medicina.

Cabe destacar también la final de fútbol, disputada entre España y Cataluña. Durante el partido, los hinchas de España no bebieron cava como protesta. Los jugadores catalanes, ofendidos, decidieron jugar todo el partido en catalán para que en Madrid no se les entendiera. Cataluña ganó el partido, lo que provocó que tuviese que pagar el 70% del estadio.


Más información sobre el mundo de 2020 aquí.