14 de abril de 2014

Anomalías cuánticas, Mariló Montero y la Guardia Civil

Foto: rtve.es

Las anomalías cuánticas están infravaloradas. La prueba de ello es que nadie las menciona como una causa factible de los sucesos ordinarios. Salvo Iker Jiménez. Es el único que las tiene en cuenta. Hace unas semanas, sin ir más lejos, las mencionó como una posible (aunque improbable) explicación de la desaparición del vuelo MH370.

Pero Iker es la excepción. En general, los periodistas se aferran al terreno de la lógica, de lo plausible, aunque esa actitud no les sirva en absoluto para comprender la realidad. Ya no.

Lo del avión desaparecido es raro, sí, pero no es lo más raro que hemos leído últimamente. Hace un mes nos enterábamos de que la Guardia Civil pagó las dietas a varios agentes que se fueron de excursión a Lourdes. O sea, que se las pagamos nosotros. Y ni siquiera nos han explicado el motivo o motivos de la peregrinación: cojera, conjuntivitis, infección de orina… En esos cuarteles uno puede pillar cualquier cosa, supongo. Bien pensado, quizá sea mejor mantenerlo en secreto. 

Que la benemérita se marche a Francia en busca de milagros, estaremos de acuerdo, no dice nada bueno de nuestra sanidad pública. Y es muy feo, además, que no tuvieran el detalle de pedir el milagro en la patria que han jurado defender. Por vírgenes no será, no hay más que asomarse estos días a la ventana.

Claro que hay formas peores de gastar el dinero público. En Mariló Montero, por ejemplo. La gran diva de las mañanas sigue empeñada en convertirse en el icono del fracaso educativo español. Si no le retiran el programa pronto, el próximo informe PISA acabará llevando su cara en portada. 

Tras echar por tierra toda la cultura occidental desde la Revolución Francesa al sugerir que uno puede perder el alma durante un transplante, Montero ha redoblado su apuesta por el absurdo demandando a El Mundo Today porque, dice, la ridiculizan. Esto, en sí mismo, podría ser un titular de El Mundo Today, pero no, es de El País. Está todo muy confuso últimamente.

Menos mal que en España la división de poderes funciona divinamente: están los que lo tienen y los que no. Así las cosas y visto lo visto, a nadie le extrañará si Montero gana el juicio contra los humoristas y Gallardón tiene que indultarlos luego (suponiendo que se pueda indultar a alguien que no haya matado ni estafado).

Pero el gran trofeo de la paranormalidad nacional no se lo lleva Montero, a pesar de sus denodados esfuerzos, sino Jorge Fernández, ministro de interiores. Como buen representante de un Estado aconfesional, Fernández ha resuelto entregar la Medalla de Oro al Mérito Policial a una cofradía llamada Nuestra Señora María Santísima del Amor, un nombre que, de puro hiperbólico, le hace a uno sospechar si no serán ateos camuflados.

Al repasar la hoja de servicios de la cofradía en cuestión, queda bastante claro que no estamos ante la Patrulla X precisamente. No han detenido jamás a un criminal ni han desarticulado banda de narcotraficantes alguna. Sus méritos, según el Ministerio, son "la dedicación, el desvelo, la solidaridad y el sacrificio". Si eso no merece una Medalla de Oro al Mérito Policial que baje Dios (o Nuestra Señora María Santísima, por alusiones) y lo vea.

Y a pesar de que nuestro dinero público financia viajes a Lourdes y vivas a la Virgen, a pesar de que Mariló Montero sigue desafiando a Darwin cada mañana y a pesar de que un avión desaparece sin dejar rastro en pleno siglo XXI, nadie, pero nadie se atreve a sugerir que todo esto puede deberse a una anomalía cuántica. Qué solos estamos, Iker.

13 de abril de 2014

Ocho apellidos de Euskal Herria

Fuente: eldiario.es
Pocas veces una película me ha proporcionado tantas horas de diversión como "8 apellidos vascos". Y eso que no la he visto todavía, pero muy bueno tiene que ser ese guión para superar el talento cómico de algunos de sus detractores.
No me refiero a las críticas cinematográficas, muy previsibles siempre, sino a las otras. Las que cargan contra la película de Emilio Martínez-Lázaro desde un punto de vista político y ético. No es nada fácil que a uno le suelten sopapos de mano abierta desde las dos cavernas, la rojigualda y la abertzale. Y menos por una comedia romántica. Para que luego digan que el cine español es previsible y aburrido.

El artículo completo, en eldiario.es.

Nim, el chimpancé que habló

Foto: CienciaXplora

En la década de los 70, la lingüística era un campo prometedor. Había una gran expectación en torno a esta disciplina, algo similar a lo que ocurre ahora con las neurociencias. Había debates. Uno de ellos, quizá el más apasionante, era el que se preguntaba si el lenguaje era una característica exclusivamente humana.

Chomsky no tenía ninguna duda al respecto: ciertamente lo era. Ningún animal había demostrado jamás tener capacidad de lenguaje, entendido éste como una estructura de símbolos capaz de comunicar algo. Otros lingüistas disentían de esta idea. Unos de ellos fue Herbert Terrace, profesor en el departamento de psicología en la Universidad de Columbia y experto en cognición animal. Terrace estaba convencido de que, si un chimpancé se educaba en un entorno humano, exactamente igual que un niño, podría aprender un lenguaje. Y decidió demostrarlo.

El artículo completo, en CienciaXplora.

7 de abril de 2014

¿Tienen sentido del humor los animales?

Una vez pregunté a un biólogo y divulgador si los animales (entiéndase los demás animales) tienen sentido del humor. Dudó un poco y luego admitió no tener la menor idea. Lo que sí sabía, porque había escrito al respecto, es que los animales se ríen, al menos los grandes simios, y que la risa sirve para aliviar el dolor.

La duda se me quedó ahí incrustada. ¿Se imagina a un chimpancé haciendo el payaso con el único objeto de que otro chimpancé se ría? No me parecía totalmente descabellado.

Esta semana el tema me volvió a la mente por un artículo publicado en la webSlate. Lo escriben a cuatro manos Peter McGraw, que dirige el Laboratorio de Investigación del Humor de la Universidad de Colorado (sí, la Universidad de Colorado tiene un Laboratorio del Humor) y el escritor de comedia Joel Warner.


El artículo completo, en El Confidencial.

4 de abril de 2014

Fragmentos del libro de Pilar Urbano


Mi Mesa Cojea te presenta, en exclusiva, varios fragmentos del libro de Pilar Urbano: “La desmemoria española: Suárez, el Rey y los demás”:

"Suárez y el rey departían una vez por semana en un club de striptease de la calle Gato llamado El Jot. Entraban por la puerta trasera y se encontraban en un reservado donde disponían de todas las comodidades propias de los lupanares con clase de la época. Testigos de aquellas reuniones aseguran que los primeros borradores de la Constitución de 1978 se redactaron en aquel reservado, siendo la encargada de la transcripción una simpática cubana que respondía al nombre de La Guayabita, y que más tarde obtendría el título de marquesa".

"El rey decidió no llamar a ninguna mujer para la redacción de la Constitución por miedo a que quisiera introducir una trama romántica. Juan Carlos tampoco tenía claro la conveniencia de invitar a vascos y catalanes, pero finalmente se les permitió incluir un artículo a cada región a cambio de una cesta de productos típicos que el monarca disfrutó en exclusiva".

"Se diseñaron más de veinte planes para acabar con la vida de Suárez, algunos de los cuales provenían directamente de los despachos de la CIA. El más sofisticado, propuesto por un joven funcionario de Washington, consistía en colocar una cámara de cine ante Suárez que le grabaría ininterrumpidamente hasta que éste  falleciese víctima de su propio engolamiento".

"Felipe González se imaginaba como el presidente del nuevo régimen, cualquiera que fuese. A veces se le veía en el baño del Congreso, ensayando discursos con un peine a modo de micrófono. Fuentes del PSOE de aquella época aseguran que incluso se compró una cabra para ganarse las simpatías de la Legión. El animal, según parece, acabó formando parte del banquete con el que se celebró la victoria socialista de 1982".

"Hoy todos los historiadores están de acuerdo en que el fallido golpe de Estado del 23-F se pudo haber evitado con una mejor gestión de la inteligencia emocional por parte del Gobierno. Se sabe que existía una enorme frustración entre los altos mandos militares que pedía a gritos una serie de dinámicas para aumentar la confianza. Es cierto que Suárez intentó llevarse a toda la cúpula militar a unas convivencias de fin de semana a los Monegros con el fin de fortalecer las relaciones, pero el miedo a ser contagiados por el virus homosexual, muy de moda entonces, hizo que esta iniciativa fracasara".


26 de marzo de 2014

El blog de Rajoy, en Hoy por Hoy

Entrada del blog de Rajoy, horas después de asistir a la capilla ardiente de Adolfo Suárez.

El verdadero problema de España

Fuente: eldiario.es

Hay que ver lo bien que hablaba Suárez. Qué dominio del lenguaje. De las pausas. De las aliteraciones. Puedo prometer y prometo. Cuánta r. Cuánta p.

Ya no hay políticos que hablen así, con esa conciencia de fondo y forma. Ahora gritan y balbucean y maltratan las orejas ajenas. La segunda ya tal. A nivel de. Quicir. Mirusté.

Ahora todo es una cosa. La valla de Ceuta es una cosa y alguna cosa habrá que hacer para solucionar la cosa. La gente se cachondeó de Ana Botella con aquello del relaxing cup of café con leche, pero más doloroso es cuando se la entiende. "El empleo es la mayor medida social que se puede hacer", decía hace poco más de un año. A ver qué replicas a eso.


El artículo completo, en eldiario.es.

El botón de compra del cerebro

El cerebro humano | Foto: antena3.com

Año 2020. Un tipo se levanta de la cama, toma una ducha caliente y, mientras se lava los dientes, enciende la televisión integrada en su espejo. Unos segundos de actualidad y luego un bloque de anuncios. El primero intenta venderle un coche y, por algún motivo, nuestro sujeto se ve impelido a dejar el cepillo y mirar fijamente la pantalla. No puede resistirse a esos maravillosos paisajes, esa hermosa música, esas modelos bellísimas. Todo en el anuncio es perfecto, como si estuviese hecho específicamente para él.

Coincidiendo con el último plano (bodegón del coche con el precio flotando digitalmente sobre un sobrecogedor horizonte), algo en su cerebro hace click. El tipo deja entonces el cepillo de dientes convencido de que ha llegado el momento de cambiar de coche.

Desde hace décadas, las neurociencias son un campo en expansión. Un campo prometedor, que dicen los científicos, no tanto por lo que sabemos como por lo que sabemos que no sabemos. Y si hay una palabra que atraiga el dinero, es "prometedor". No es de extrañar, por tanto, la creciente popularidad delneuromarketing, que es la aplicación de las técnicas y tecnologías de las neurociencias a la investigación de mercados.


El artículo completo, en CienciaXplora.