7 de julio de 2014

La Segunda Transición y otras mentiras


Cada vez que un avión se estrella, las aerolíneas retiran su publicidad de los medios de comunicación. Dicen los expertos en comunicación que no es buena idea que tu logo, seas Iberia, Vueling o Spanair, aparezca dos páginas después de un amasijo de metal rodeado de cuerpos hechos trizas. Dicen que la gente relaciona ambas cosas, amasijo y logo, y eso, a la larga, acaba haciendo mella en tu imagen corporativa.

España es hoy por hoy el avión hecho trizas en la prensa internacional, lo que no impide que nuestro Gobierno se empeñe en vender bandera dos páginas después del tipo buscando en el contenedor o del nuevo, enésimo escándalo por corrupción. Hasta se ha creado un Alto Comisionado para tal efecto, la ya célebre Marca España. Ahí tiene usted, en tal o cual periódico extranjero, a ese científico español posando idiota con unas Google Glass (que muy españolas no acaban de ser) o a uno de esos cocineros que van de negro para dejar claro que él un filete con patatas no te sirve.

No hace falta ser un experto en comunicación para saber que el primer requisito para triunfar con la venta de un producto es tener un buen producto. O, por lo menos, uno que funcione. Lamentablemente para nosotros, España es hoy un asquito, crisol de asquitos más pequeños, que, casi cuarenta años después de la muerte de Franco sigue llevando a las portadas la palabra Transición (la Segunda, dicen, para que no cunda el desánimo al pensar que llevamos cuatro décadas transitando inútilmente).

Se ofenden nuestros mayores cuando la chavalería los llama Generación Tapón porque esa generación, dicen, fue aquella franquista a la que ellos desbancaron al principio de esta larga, aparentemente interminable Transición. Los custodios de la buena salud del IBEX 35, auténticos propietarios del país en su conjunto y por autonomías, no se fían de que alguien de 35, valga la redundancia, mantenga el cotarro atado y bien atado. Hay reuniones y llamadas, oye tú, ¿y éste, qué, es de fiar? Porque España, a pesar de los pesares, sigue siendo un negocio de un billón de lereles.

Las elecciones europeas aceleraron lo inevitable, y el Sistema, que somos todos aunque algunos más que otros, ha reaccionado con la perfección de un reloj de esos que anuncia Nadal, embajador de la Marca España: cambiándolo todo para que nada cambie. 

Ahora ya no veremos el rostro del campechano de Borbón, ni el de Rubalcaba, Zapatero o Lara dos páginas después del avión destrozado. Ahora veremos nuevas caras que, dicen, nada tienen que ver con la aeronave accidentada. La de Felipe VI, la de Madina, Sánchez, Garzón y Sémper. Los protagonistas del Nuevo Tiempo, avalados ante notario por los propietarios del país.

Así, la Transición española sigue su curso, imparable, hacia el corazón de las tinieblas. Y mañana, si eso, ya tal.

23 de junio de 2014

Peros



Si hay una palabra poderosa, ésa es pero. Ha dicho Pablo Iglesias que “el terrorismo etarra causó dolor pero”. Luego ha dicho más cosas, claro. Nadie acaba las frases con un pero, pero a veces cuesta oír lo que viene luego porque, a veces, el verdadero mensaje está en el pero.

Lo que vino tras el pero de Iglesias es que “también tiene explicaciones políticas”. Y sí, claro que las tiene, como las tiene el fútbol, la yihad y hasta las tramas de Aída. Todo, o casi todo, tiene una explicación política. Y ética también. La que uno elija primero es lo que le define a uno.

Iglesias, que tan bien domina la oratoria, debería cuidar sus peros. Sobre todo ahora que todos están (estamos) mirándole con lupa, unos para decidir si de verdad merece nuestra confianza y otros para aplastarle la cabeza en primera plana al menor desliz.

Iglesias se habría evitado el titular incómodo con un punto y parte bien puesto. Con un poquito de paja entre la primera parte de la oración y la segunda. En definitiva: con una valoración ética antes que la política. Que se notara que las víctimas de ETA le merecen algo más que cinco palabras antes de un pero.

Tampoco hace falta recrearse machaconamente en la condena, como hacen otros, ni abusar de los lugares comunes (barbarie terrorista y similar). Hubiese sido suficiente con un poco de sensibilidad, un poquito de, qué sé yo, consideración humanista antes del análisis político, por certero que sea.

Porque a Tomás y Valiente, valga el ejemplo, “no le mató una idea”. Le mató un señor, o varios. El entrecomillado, por cierto, es de Albert Camus. El mismo que dijo aquello de “soy de izquierdas a pesar de la izquierda y a mi pesar”. A ver quién le pone un pero a eso.

18 de junio de 2014

Monarquía por lo privado


El fútbol es de interés general, pero la proclamación del Rey no. Esa frase, impresa en un cartel, debería recibir a los turistas en el Adolfo Suárez Madrid-Barajas porque, además de pegadiza, resume como pocas el sindiós patrio.

El Congreso ha decidido que la investidura del Preparado de Borbón sea producida por Telefónica, algo que no entiende ni Leopoldo González-Echenique, un tipo al que el PP puso al frente de RTVE precisamente para que entendieses este tipo de cosas.

Tan de sorpresa ha pillado el asunto que en el ente público ya se habían comprometido a enviar la señal a Eurovisión (que, además del jolgorio cantarín, es el organismo que aglutina las radios y televisiones europeas). Imagínate tú ahora qué vergüenza, llamar a Ginebra y decirles que, en fin, no te lo vas a creer, pero lo del Rey nuestro va por lo privado.

El artículo completo en eldiario.es.

17 de junio de 2014

La Roja o la revolución

Periodistas invitados por Iberdrola al mundial sin que Iberdrola pida nada a cambio, ¿vale?

Ya verás tú como la Roja no pase de octavos. Lo que no han conseguido Rato ni Gallardón igual lo logra Casillas: que España reviente por fin.

Esta vez, me temo, el golpe se sentirá en todos los estratos de nuestra sociedad. No se tratará de una cosa tan tonta como el cierre de una guardería o de un ambulatorio. No será un detalle menor como la financiación ilegal del partido del gobierno durante años o décadas.

Si los muy ricos y muy depilados integrantes de la selección española regresan a casa con cara de idiota y al Marca le da por titular FIN DE CICLO en arial black cuerpo 80, los pilares mismos de esta España constitucional empezarán a resquebrajarse. La ola de indignación arrastrará incluso a quienes nunca antes se habían indignado. Los de bandera bordada en el cuello del polo, ondas con gomina y los niños con Dolores, camino a la clase de esgrima.

El cabreo se propagaría como una infección por los despachos de mesas de roble y un Miró pequeñito regalo del rey. Allí, mientras se viola alegremente la ley antitabaco, se comentará que oye, vaya ridículo. Que a ver con qué cara se enfrentan ahora a los clientes internacionales, si ya ni del fútbol puede uno fardar. 

Los directivos de las empresas del IBEX 35 crearán un grupo de Whatsapp, o reutilizarán el que crearon para tumbar a Zapatero. Emilio ha cambiado el asunto: Tumbar a Rajoy.

En la oficina de Marca España habrá un terremoto. A cambiar toda la cartelería. Se acabó eso de anunciarse por el mundo con el careto de una panda de perdedores. Para eso mejor ponen la foto de una paella, que, además, las gambas no cobran derechos.

Solo los nacionalistas periféricos y los inmigrantes más vejados sonreirán por la calle. Los contertulios hablarán de ambiente guerracivilista y Fundéu dirá que eso está mal dicho, cojones, que llevan cinco años con lo mismo.

La mecha prenderá, como siempre ocurre, en el lugar más inesperado. Esta vez será en el barrio de Salamanca. Un ejército de jubiladas con tintes de 200 euros y blusas de Chanel, tomará la tienda de Louis Vuitton al grito de ¡Sí se puede! Y ya sabes cómo son estas cosas. Otras jubiladas, por no ser menos, tomarán la tienda de Loewe, y la de Gucci, y la de Dior, y la de Hermes. Arderán las tarjetas como en la Francia revolucionaria ardían las iglesias.

La tercera noche de disturbios, los consejeros delegados de Telefónica, Iberdrola y Santander rodearán el congreso con banderas rojigualdas, algunas con pollo por ser las únicas que tenían en casa, exigiendo el inmediato restablecimiento de la furia española. España estará abocada a la guerra civil, con el agravante de tener que esperar año y medio para que te saquen una bala por la Seguridad Social.

Esperemos por tanto, que la Roja no vuelva a casa antes de tiempo. España, me temo, no podría soportar un golpe semejante.

12 de junio de 2014

Salvados por las putas y la farlopa

Muchachas aumentando el PIB francés del siglo XIX

En Bruselas han tenido una idea brillante. Un golpe de timón de reverberaciones napoleónicas, un ejercicio de gran política de esos que un día no muy lejano será estudiado en las mejores facultades de políticas del mundo. Y es que, desde ahora, la prostitución y el tráfico de droga se contabilizarán en el PIB de algunos países miembros. Entre ellos, éste que sufres.

No es difícil imaginar la escena en el Ministerio de Hacienda.

-Señor Montoro, la recaudación no remonta.

-Santo Dios, Rajoy va a pedir mis pelotas en una bandeja.

-Están las putas, señor.

-¿Ya? ¡Las cité a las nueve!

-No, quiero decir… Me refiero a lo que dice Bruselas de contabilizar el impacto económico de la prostitución.

-¡Chico, eres un genio! ¿Y sabes qué?, mete también la farlopa.

Dice el Instituto Nacional de Estadística que, con estos cambios y un poco de ingeniería financiera, el PIB subirá un 4’5%. ¡G7, allá vamos!

La noticia habrá resultado sumamente tranquilizadora para los usuarios de la prostitución, particularmente los nacionalistas. Al fin y al cabo, ahora se estará contribuyendo al Producto Interior Bruto cuando uno acuda a ser lamido total o parcialmente por una mujer previamente secuestrada por una mafia de dios sabe dónde.

Con cada raya, con cada porro, con cada yonqui enganchado a la heroína se estará poniendo un gramito de arena a la recuperación económica. Ahora, cuando la policía pregunte qué es esa bolsita con hierba, uno podrá responder con orgullo: “un acto de patriotismo, agente”.

Cuando la benemérita desarticule una red de trata de blancas, el Telediario titulará: “Nuevo golpe a la economía española”. Y los contertulios se pisarán para decir que no hay derecho, hombre, que peinado y en moto no se puede. “¿Y los intelectuales?”, se preguntará un gordo con corbata del ABC o La Razón, “¿dónde están los intelectuales?”

Buena noticia también para los magnates de la prensa. Por fin los anuncios de prostitución serán imprimidos en páginas salmón. Por fin los dueños de los periódicos tendrán un escudo contra las críticas. “Es información relevante, ¡hasta Bruselas lo dice!”

Se reunirán en el Foro Europa, café y curasán, y dirán: “Donde usted ve abuela mamadora, hago de todo menos culo, yo veo la senda de la recuperación. El papel, por cierto, está muerto”. Cerrada ovación.

Se trata, no cabe duda, de una idea deslumbrante. Quizá, quién sabe, seamos un país rico y ni lo sepamos. Imagina qué absurdo sería que estemos nadando en la abundancia mientras los niños se nos desnutren de pura desinformación. Salvados, en última instancia, por las putas y la farlopa.

Rajoy pisa por primera vez un centro científico tras dos años y medio como presidente



El titular, real, es de Materia.


10 de junio de 2014

Comunicado del Círculo de la Energía y el Equilibrio

Patinazo de Gaia

Ante los reiterados ataques que estamos sufriendo por parte de la casta cientifista, las personas que conformamos del Círculo de la Energía y el Equilibro queremos manifestar lo siguiente:

1. Rechazar una terapia como la homeopatía solo porque su eficacia no puede demostrarse es de una miopía sonrojante, típica del viejo régimen. ¿Acaso puede demostrarse la existencia del amor? ¿Acaso puede meterse en una probeta lo que una madre siente por su hijo mientras lo amamanta sentada en un bordillo porque la leche envasada da cáncer? La homeopatía, como el viento que se filtra entre los árboles en una tarde de verano, es inaprensible. Solo que más cara.

2. Se ponga como se ponga la casta científica, los tomates no saben como antes. La razón, desconocida para el gran público por culpa del silencio cómplice de los mass media, es la sistemática introducción de genes en nuestras verduras y hortalizas por parte de varones blancos que juegan a ser Dios. Es por ello que recomendamos el comercio de proximidad, ya que, como es sabido, los tomates de nuestros agricultores carecen por completo de genes y otras porquerías químicas (especialmente si el agricultor tiene rastas).

3. En el Círculo de la Energía y el Equilibro no vemos incompatibilidad alguna entre el paracetamol y los chacras. Si bien nos parece terrible lo que las farmacéuticas hacen en el Tercer Mundo, particularmente a los negros, también a nosotras nos duele la cabeza a veces. La obvia efectividad del paracetamol, sin embargo, no debe llevarnos a rechazar aproximaciones alternativas a la salud como la iridiología cuántica, cuya eficacia no ha sido aún demostrada por la presión del lobby de los oculistas.

4. Nos oponemos frontalmente a la experimentación con cualquier criatura de Gaia. Ningún animal tiene por qué pagar los excesos depredadores del viejo régimen. Al menos, no los animales monos. Por eso estamos redactando una lista con animales de aspecto desagradable, como el Psychrolutes microporos (en la imagen), que próximamente liberaremos en un formato que no será un punto doc porque Microsoft nos da asco.

5. Queremos, por último, comunicar que hemos contactado con Paulo Coelho para que redacte un plan de Salud Pública que llevaremos en nuestro programa electoral para 2015. Entre otras cosas, incluye una innovadora terapia contra el cáncer de garganta consistente en no callarse las cosas así como baños en soluciones de aguamarina para el mal de amores.

6 de junio de 2014

Cronología de una abdicación


Los hechos descritos a continuación transcurrieron entre la mañana del 2 y la madrugada del 3 de junio de 2014.

07:12
Juan Carlos I se despierta empapado en sangre y sin saber dónde se encuentra, como cada mañana.

07:23
Varios agentes del CNI se llevan los cadáveres de las tres adolescentes, matan al dueño del hostal, prenden fuego al edificio e introducen a Juan Carlos I en un Volvo negro con los cristales tintados.

08:12
Juan Carlos I llega a La Zarzuela, donde le esperan Rajoy y Felipe de Borbón con rostro muy serio. Juan Carlos I, súbitamente consciente de lo que ocurre, arrebata el arma a uno de los agentes del CNI y se apunta a la cabeza. Grita en varias ocasiones: "¡solo me sacaréis de aquí muerto!"

08:19
Tras siete minutos de pánico, un francotirador de los servicios secretos dispara un dardo tranquilizante a Juan Carlos I, que se desploma en el acto.

09:42
Juan Carlos I despierta en su cama. Le han lavado y afeitado. Felipe entra en la habitación y le informa de que su abdicación se ha consensuado con el Gobierno. Juan Carlos le grita: "¡esa periodista te ha lavado la cabeza!" y la emprende a golpes con los animales disecados. Un gorila y un lince sufren desperfectos.

10:52
El Rey lee el texto que le han escrito ante las cámaras de TVE. Necesita siete tomas. En la tercera rompe a llorar y, mirando a su hijo, jura que no lo volverá a hacer. Felipe, presa de los nervios, da un puñetazo en la mesa y grita: "¡estoy harto de tu mierda, viejo putero y drogadicto!"

11:50
El equipo de TVE presente en la grabación contrae un extraño virus procedente de Sudáfrica que les mata, les incinera y les revisa los mensajes y los mails antes de destruir sus teléfonos.

13:00
Rafael Spottorno, jefe de la Casa del Rey, comienza una ronda de llamadas por los medios de comunicación. Se le oye decir frases como "la libertad de prensa es tan importante para nosotros como para ti el bienestar de tu hijo".

14:12
Juan Carlos se toma 7 pastillas de Prozac, 4 de Lexapro y 2 de Paxil. Luego coge un cuchillo de la cocina e intenta matar a su hijo. Felipe, haciendo gala de su formación militar, responde a la agresión con una llave de aikido que deja a su padre inconsciente.

18:12
Juan Carlos se despierta y telefonea a su amigo Felipe González, que no responde al teléfono porque está haciendo una escultura de sí mismo en la sala de artes manuales de la Fundación Felipe González.

20:40
Juan Carlos consigue llegar hasta su moto y huye de la Zarzuela.

03:12
Juan Carlos llega a un prostíbulo de Perpiñan, Francia. Se lleva a cuatro chicas demasiado jóvenes para los estándares occidentales a la habitación al grito de "je suis le roi d’Espagne".

03:55
Juan Carlos I se vomita encima y pierde la consciencia. Termina la Transición española.

4 de junio de 2014

República 2020


(Artículo copiado de Wikipedia el 12 de diciembre de 2020)

Se conoce como Segunda Transición al convulso periodo de la Historia española que tuvo lugar bajo el reinado de Felipe VI de Borbón, comprendido entre los años 2014 y 2020.

Los inicios del reinado de Felipe VI serán complicados. Nada más ser coronado, se produce el llamado Holocausto Cañete, en el que más de dos millones de españoles mueren víctimas de la continuada ingesta de yogures caducados.

A finales de ese año se lleva a cabo una gran consulta popular en Cataluña. Los catalanes deciden, por aplastante mayoría, que no quieren que Cataluña sea un Estado, pero sí independiente. Artur Mas, decepcionado, culpa al Estado español de los problemas de comprensión lectora de los catalanes.

En 2015, Podemos gana las elecciones por mayoría absoluta. Un instructor de reiki de 28 años se convierte así en el primer presidente de la democracia que va andando a los sitios para no hacer gasto.


El artículo completo, en eldiario.es.